EN CÓRDOBA

Condenan a trece años a un hombre que abusó de su hijastra durante cuatro diciéndole que era para "quererla como una hija"

Además de los abusos, la niña se encontraba en estado de malnutrición, deficiencia en el cuidado personal y no iba a clase, al parecer, porque la madre no quería, quien también la presionó para que retirara la acusación contra el condenado.

Pintadas contra supuestos abusadores sexuales

Publicidad

Un hombre de 43 años ha sido condenando a 13 años y medio de cárcel por la sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba por abusar sexualmente de la hija de su pareja, menor de edad, durante cuatro años hasta que la niña lo acabó denunciando.

"Para que pudiera quererla como una hija" era el condicionante que usaba el hombre para realizar tocamientos a la niña desde que tenía 13 años, según considera probado el tribunal cordobés que basándose solo en la prueba de cargo del testimonio de la niña ha condenado a su padrastro por abusar sexualmente de la pequeña como consta en la sentencia.

El magistrado se basa en la prueba del juicio oral donde la víctima, ya mayor de edad, pues los hechos se produjeron del 2011 al 2015, mantuvo un relato de los hechos con "verdadera persistencia" pues mantiene su primera declaración ante la Policía" en el resto de interrogatorios practicados.

Además, los hechos son corroborados por su padre, a casa de quien acude en la última agresión sexual de la que logró escapar a pesar de la fuerza que ejercía el novio de su madre sobre ella para abusar de la menor. En la sentencia, el magistrado expone los informes de los peritos sobre la víctima que indican que "era patente su afectación emocional" pues, además de los abusos la niña se encontraba en estado de malnutrición, deficiencia en el cuidado personal y no iba a clase, al parecer, porque la madre no quería.

El texto también hace referencia a que en un momento de la instrucción del caso, "curiosamente", la víctima se retracta presionada por su madre y su hermana hasta que acabó confesando la situación. Por todo ello, el tribunal considera desvirtuado el derecho de presunción de inocencia del padrastro de la víctima y lo condena a trece años y medio de cárcel y a mantenerse alejado de la joven durante 18 años. Además, deberá indemnizarla con 15.000 euros por los daños psicológicos causados.

Un hombre de 43 años ha sido condenando a 13 años y medio de cárcel por la sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba por abusar sexualmente de la hija de su pareja, menor de edad, durante cuatro años hasta que la niña lo acabó denunciando.

"Para que pudiera quererla como una hija" era el condicionante que usaba el hombre para realizar tocamientos a la niña desde que tenía 13 años, según considera probado el tribunal cordobés que basándose solo en la prueba de cargo del testimonio de la niña ha condenado a su padrastro por abusar sexualmente de la pequeña como consta en la sentencia.

El magistrado se basa en la prueba del juicio oral donde la víctima, ya mayor de edad, pues los hechos se produjeron del 2011 al 2015, mantuvo un relato de los hechos con "verdadera persistencia" pues mantiene su primera declaración ante la Policía" en el resto de interrogatorios practicados.

Además, los hechos son corroborados por su padre, a casa de quien acude en la última agresión sexual de la que logró escapar a pesar de la fuerza que ejercía el novio de su madre sobre ella para abusar de la menor. En la sentencia, el magistrado expone los informes de los peritos sobre la víctima que indican que "era patente su afectación emocional" pues, además de los abusos la niña se encontraba en estado de malnutrición, deficiencia en el cuidado personal y no iba a clase, al parecer, porque la madre no quería.

El texto también hace referencia a que en un momento de la instrucción del caso, "curiosamente", la víctima se retracta presionada por su madre y su hermana hasta que acabó confesando la situación. Por todo ello, el tribunal considera desvirtuado el derecho de presunción de inocencia del padrastro de la víctima y lo condena a trece años y medio de cárcel y a mantenerse alejado de la joven durante 18 años. Además, deberá indemnizarla con 15.000 euros por los daños psicológicos causados.

Publicidad