Una mujer ha sido condenada a catorce meses de prisión, y a pagar 1.500 euros por daños morales como indemnización. La Audiencia Provincial de A Coruña ha demostrado que la condenada habría cometido un delito de intromisión en la intimidad de una amiga de la que habría mirado el WhatsApp sin tener su permiso.

Según la investigación, la acusada habría aprovechado para coger el móvil un partido de tenis en A Coruña. La agraviada se asentó unos minutos, lo que la condena aprovechó para cogerle el móvil y mirar una conversación, que la víctima tenía con el que por entonces era abogado de la que, después de que se celebrase el juicio de su divorcio, y posteriormente se la pasó a su correo.

La historia fue comprobada gracias al testimonio de dos testigos, que vieron a la acusada con el móvil de la víctima en ausencia de la misma. De este relato se valió el juez para imponer una pena de un año y dos meses. Por lo que, al carecer la condenada de antecedentes penales no ingresará en prisión.