Decenas de personas se han concentrado en Barcelona en protesta por la muerte de dos perros a manos de agentes de policía. El primero fue Sota, que murió hace unas semanas de un disparo de un agente al que el can había mordido. El viernes fue asesinado también de un disparo Shaitan, un Rotweiler.

Los convocados por SOS animales Maresme piden al policía que rectifique y que reconozca que cometió un error al disparar a los perros, porque aseguran que Sota no mordió. Reclaman que se abra un juicio parcial y que el juez no dé la razón a las autoridades policiales.