Factura de la luz

¿Cómo regular la temperatura de la calefacción para pagar menos en la factura de la luz?

La calefacción es uno de los elementos que más hace crecer la cantidad a pagar en la factura de la luz, pero hay algunos mecanismos que pueden ser de ayuda para reducir el coste.

Vecinos de Madrid se quejan de los cortes de luz: "en el salón estamos a 10 grados, con dos mantas y helados de frío"

Publicidad

La factura de la luz y su altísimo coste está siendo noticia en este año 2021 donde, a falta de que finalice, preocupa y mucho que algunos consumidores no puedan pagar en su totalidad el dinero de la misma. Desde la entrada en vigor de la nueva tarifa, y los tramos horarios ya suprimidos, queda en evidencia la carencia del sector energético y la fuerte repercusión que esto tiene en los ciudadanos.

Sin embargo, y a la espera de que el Gobierno de España apruebe nuevas medidas para que los consumidores puedan pagar menos, existe la posibilidad de indagar sobre una manera de reducir esa factura, que pasa por la calefacción.

Muchos lo desconocen, pero es precisamente la calefacción uno de los instrumentos que más puede llegar a encarecer la factura. Por ello, es crucial apagarla cuando no se esté utilizando, y muy especialmente, saber regularla en estos tiempos donde el otoño está a punto de finalizar, y el invierno, cerca de comenzar, para sentirse bien en casa y, además, evitar una gran subida en la factura.

¿Cuál es la temperatura ideal?

Para conseguir que nuestra casa tenga una temperatura adecuada, es importante tener en cuenta que no habrá más calor si subimos la temperatura de la calefacción de golpe. Únicamente mantenerla a un ritmo parecido durante varios minutos conseguirá que entremos en calor y el frío no continúe campando a sus anchas.

Para ello, los expertos recomiendan una temperatura de aproximadamente 22 ºC, que puede oscilar con un mínimo de 19 º C, y de ese modo, el calor permanecerá de manera ininterrumpida en toda la casa.

Con estos consejos, se trata de evitar así el fatídico error de poner la calefacción muy alta para amenizar la espera, y, de paso, para evitar sustos en la factura hasta que el Ejecutivo opte por aplicar otras medidas que sirvan de atajo a los consumidores para pagar menos.

Publicidad