Volcán La Palma

Cómo protegerse de la ceniza de la erupción del volcán de La Palma

Hay una serie de recomendaciones para protegerse de la ceniza de la erupción del volcán de La Palma durante los días en los que continúe cayendo.

Publicidad

Las autoridades canarias han pedido a los habitantes de La Palma que eviten exponerse a las cenizas volcánicas y que se protejan. Para ello, hay una serie de recomendaciones hasta que el volcán deje de erupcionar.

La ceniza volcánica se compone de finas partículas de roca volcánica fragmentada. La ceniza suele estar caliente en las inmediaciones del volcán, pero se enfría cuando hay mayor distancia.

La exposición a la ceniza puede causar lesiones en las vías respiratorias, los ojos, heridas abiertas e irritación en la piel.

Para prevenirse de la ceniza, hay que tapar los recipientes de agua para evitar su contaminación. Tampoco hay que dejar alimentos a la intemperie. En la propia vivienda hay que cerrar las puertas y las ventanas. Las rendijas y ventanillas se recomienda sellar con trapos húmedos.

Si hay que salir de casa, se recomienda usar la mascarilla. Su uso ya es habitual entre la población, pero de esta forma se protege la nariz y la boca. En las zonas más afectadas se recomienda usar manga larga y gafas protectoras para evitar que caiga encima la ceniza.

En las demás zonas de La Palma, con el uso de la mascarilla sería suficiente. Es recomendable también no realizar actividades físicas al aire libre.

Cómo deshacerse de la ceniza

Para deshacerse de la ceniza hay que rociar con agua el suelo, barrer y echar la bolsa directamente al contenedor. Una vez realizado todo ello, hay que cambiarse la ropa para evitar que los restos de ceniza que tenga la ropa se hayan esparcido.

El volcán de La Palma mantiene activos al menos cuatro bocas. La lava fluye en dos coladas. Aunque el magma ha reducido su velocidad, la lluvia de cenizas sigue siendo intensa.

Publicidad