Bono social luz

¿Cómo pedir el bono social de la luz para reducir la factura?

El bono social de la luz ayuda a aquellos consumidores más vulnerables a los que les afecta en gran medida la subida del precio de la factura de la luz.

Ahorrar en la factura de la luz con el bono social

Unsplash Ahorrar en la factura de la luz con el bono social

Publicidad

La factura del precio de la luz se sitúa en cifras históricas como consecuencia del conflicto y la guerra en Ucrania. La preocupación en la población española por el precio de la luz sigue aumentando. Para paliar el impacto del precio de la luz en los hogares españoles, el Ejecutivo mantiene a disposición de los españoles el bono social de la luz.

El bono social de la luz se basa en una ayuda económica que se aplica a la factura de la luz para poder ayudar a los consumidores más vulnerables. Las ayudas varían en el porcentaje de la factura eléctrica dependiendo del grado de vulnerabilidad del solicitante. El Gobierno consigue prorrogar hasta finales del mes de junio las ayudas en la factura de la luz, con descuentos de hasta el 70%.

Cumplir con dos normas establecidas es esencial a la hora de solicitar el bono social. Primero, se debe tener contratado el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) en la vivienda habitual. Por otro lado, se debe cumplir con los requisitos familiares, personales y de renta establecidos que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico apunta en su portal.

Contrato de PVPC

El contrato del precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) se realiza a través de comercializadoras eléctricas. El PVPC establece que el precio que se paga por la electricidad es el precio de la energía del mercado sumando impuestos y peajes. No incluye más servicios o productos adicionales. Las personas que contratan una potencia eléctrica igual o inferior a 10 kW pueden optar al PVPC.

Requisitos familiares, personales y de renta para solicitar el bono social

Para el bono social, hay que diferenciar entre consumidores vulnerables y vulnerables severos. Los consumidores vulnerables obtendrán un descuento del 60% hasta el 30 de abril de 2022, luego el descuento será del 25%. Los requisitos para ser considerado consumidor vulnerable son:

  • Disponer del título de familia numerosa
  • Que el consumidor o todos los miembros que tienen ingresos en la unidad familiar sean pensionistas del Sistema de la Seguridad Social, recibiendo la cuantía mínima y sin tener otros ingresos que superen los 500 euros anuales.
  • La renta no puede superar los 12.159,42 euros anuales en hogares donde no hay menores. En caso de haber un menor, el tope es de 16.212,56 euros. Si hay dos menores en el hogar, la renta anual no podrá superar los 20.265,70 euros.
  • Existen circunstancias especiales: Los límites establecidos se incrementan en 0,5 puntos del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Discapacidad reconocida igual o superior al 33%; situación de violencia de género acreditada; víctima de terrorismo; en situación de dependencia de grado II o III o familias monoparentales.

Se debe cumplir alguno de estos requisitos para ser considerado un consumidor vulnerable severo y percibir un 70% de descuento hasta el 30 de abril de 2022, después el descuento será del 40%:

  • Tener una renta anual del 50% de los umbrales de los consumidores vulnerables, también los casos de circunstancias especiales.
  • La unidad familiar de una familia numerosa no percibe una renta anual superior a 16.212 euros.
  • Que el consumidor o todos los miembros de la unidad familiar perciban pensión mínima de 8.106 euros y que no tengan otros ingresos que superen los 500 euros.

Para considerar a un consumidor en riesgo de exclusión social, estos son los requisitos:

  • Ser considerado como vulnerable severo.
  • Ser atendido por los servicios sociales de una Administración Pública que financien al menos el 50% del importe de su factura a PVPC. Si se produce una imposibilidad temporal para afrontar el pago, no se podrá interrumpir el suministro eléctrico.

Para ser considerado consumidor vulnerable por coronavirus, se deberá acreditar algunas de las siguientes situaciones: Desempleado, afectado por un ERTE o empresario con pérdida sustancial de ingresos por haber reducido la jornada para cuidados y otras circunstancias similares. La renta anual debe cumplir las condiciones del Ministerio.

Publicidad