144.885333

Publicidad

Coronavirus

¿Cómo está siendo la vida de los 1.000 turistas confinados por el coronavirus en el hotel 'blindado' de Tenerife?

Algunos de los mil turistas que permanecen en un hotel de Costa Adeje en Tenerife por el coronavirus nos cuentan cómo están viviendo esta situación inédita. Sólo quedan en el hotel 20 de los 200 trabajadores así que ya nadie les puede hacerles las camas o los baños, no hay bufé ni servicio de habitaciones.

En resumen

  • Solo 20 trabajadores de los 200 se encargan de que a los 1.000 huéspedes no les falte el desayuno, la comidas y la cena
  • Los turistas están a la espera de que los equipos sanitarios les realicen pruebas

Segundo día de los turistas 'confinados' en el hotel de Adeje, en Tenerife, a causa del coronavirus. Muchos de ellos han grabado cómo están viviendo esta experiencia con la que no contaban cuando imaginaban sus vacaciones. El caso positivo de un médico italiano que se alojaba en el hotel puso en marcha el protocolo y las autoridades decidieron poner bajo vigilancia sanitaria a todos los huéspedes.

Las circunstancias han cambiado radicalmente. Sólo 20 de los 200 trabajadores se están encargando de atenderlos. Las excepcionales circunstancias han obligado a que deje de ofrecerse el servicio de bufé, no se estén haciendo las 480 habitaciones que están ocupadas actualmente ni se dé el servicio de habitaciones.

Los turistas están a la espera de que lleguen los equipos sanitarios para hacerles pruebas

Aún así el trabajo es enorme porque se encargan de garantizar que todos los clientes puedan desayunar, comer y cenar, además de atender cualquier otro tipo de necesidad.

Los turistas cuentan que se han encontrado personal con mascarillas, se lamentan de que no saben cuánto tiempo van a a pasar confinados por el coronavirus, dicen que les hacen llegar comida y bebida y que también les han hecho llegar una bolsa con toallas limpias porque nadie irá a hacer la habitación.

Pasan el día viendo la televisión, leyendo o saliendo a la terraza. La policía sigue custodiando el edificio y están a la espera de que lleguen los equipos sanitarios les hagan las pruebas.

Publicidad