Frutos secos

Comer la cantidad recomendada de frutos secos no engorda y reduce adiposidad, según un estudio de Obesity Review

Las guías dietéticas y de práctica clínica para la diabetes y la salud cardiovascular recomiendan comer frutos secos.

En resumen
Un estudio revela las consecuencias que comer frutos secos a menudo tiene sobre tu peso

Publicidad

Comer la cantidad recomendada de frutos secos (30-45 gramos al día) no engorda y reduce adiposidad, según un estudio internacional publicado en Obesity Reviews, en el que ha participado la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili (URV), informa esta universidad de Tarragona y Reus.

A pesar de estos beneficios saludables, todavía persiste si engordan debido a su alta densidad energética y contenido de grasa.

Así mismo, algunas asociaciones científicas advierten contra el consumo excesivo de frutos secos, pero los recomiendan para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

En el estudio de la URV, la Unidad de Ensayos Clínicos y Síntesis del Conocimiento 3D de Toronto y el Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Toronto (Canadá) han participado más de medio millón de personas.

"Los frutos secos se pueden recomendar libremente sin que exista la preocupación de que puedan contribuir al aumento de peso" asegura la investigadora Stephanie Nishi.

El jefe de la Unidad de Nutrición Humana de la URV, Jordi Salas-Salvadó, añadió que "los profesionales de la salud deben recomendar los frutos secos por sus beneficios cardiometabólicos sin miedo a un hipotético aumento de peso corporal".

Dieta elaborada

Una de las grandes ventajas de los frutos secos es que son una de las mejores fuentes de grasas saludables que podemos encontrar en nuestra alimentación. Entre estas grasas encontramos omega 3 y omega 6.

La realidad es que la cantidad ideal de frutos secos dependerá un poco de nuestras necesidades calóricas y tendremos que adaptarlas a estas. Si estamos haciendo una dieta de adelgazamiento sería interesante que calculáramos nuestra necesidad calórica diaria para así poder adaptar el consumo de frutos secos a dicha necesidad calórica.

Publicidad