Volcán La Palma

La colada de lava ha recorrido ya 3,6 km de los 6,5 que mide la ladera desde el punto en que erupcionó el volcán

La lengua de lava se ha ido abriendo camino y ha sepultado todo lo que ha encontrado a su paso buscando la salida hacia el mar. Asimismo, un satélite ha medido por colores el avance de la lava y se observa como desde este lunes ha ido creciendo.

Publicidad

Después de varios terremotos, se produjo una fuerte explosión que dio inicio el domingo 19 de septiembre a la erupción del volcán Cumbre Vieja de La Palma. A partir de ese momento, día tras día ha ido creciendo y evolucionando. En dos días se formó el cono, se abrieron cuatro bocas y este miércoles llegó a una fase más "explosiva". Asimismo, la columna de fuego y cenizas es este jueves mucho más alta.

Actualmente, la colada ha recorrido ya 3,6 kilómetros de los 6,5 kilómetros que mide la ladera desde el punto en el que hizo erupción el volcán hasta el mar. El último informe del Departamento de Seguridad Nacional (DSN) indica que hay más de 150 hectáreas y 300 inmuebles destruidos.

Recorrido de la lava

La costra negra de lava se ha ido abriendo camino y ha sepultado todo lo que ha encontrado a su paso buscando la salida hacia el mar. También, a través del mapa se puede ver el recorrido y el tamaño exacto de la lengua de la lava. Asimismo, un satélite ha medido por colores el avance de la lava y se observa como desde este lunes ha ido creciendo.

Aun así, el recorrido de la lava se ha ralentizado y eso abre varias incógnitas. Actualmente sigue a 2 kilómetros aproximadamente de la costa, pero preocupa especialmente porque en algunos tramos ya alcanza los 12 metros de altura, es decir lo que corresponde al tamaño de un edificio de 4 pisos. Además, la lengua de lava está arrasando a su paso con todo lo que encuentra, viviendas, árboles, carreteras...y además, se sigue ensanchando por los lados, ya que sigue recibiendo lava.

¿Llegará la lava al mar?

La altura de la pluma volcánica es de 4,1 kilómetros y avanza a 4 metros por hora. De seguir así, indican que no tendrá fuerza para llegar al mar, lo que en principio sería beneficioso, puesto que, según explica Eduardo Palomares, ingeniero químico de la Universidad de Valencia, el choque térmico puede crear más emisión de gases y explosiones. El comité científico explica que todo dependerá de cómo evolucione la situación en las próximas horas.

Por su parte, Pablo Gabriel Silva, vulcanólogo, indica que si la lava llega al mar, "con la viscosidad que tiene, llegará a una zona de acantilado y caerán grandes bloques". Mientras, la UME mide el nivel de toxicidad de los gases y los primeros resultados confirman que la calidad del aire es la correcta.

Publicidad