Niñas desparecidas de Tenerife

Las claves de la investigación en la búsqueda de las niñas desparecidas en Tenerife

Sin noticias de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife, tras 4 semanas de búsqueda. Los agentes de la Guardia Civil intensifican la búsqueda. Desde la familia de las pequeñas se insiste que Tomás, padre de Anna y Olivia, ha huido y todo forma parte de un plan perfectamente diseñado.

Publicidad

Hace ya cuatro semanas que las niñas de Tenerife Anna y Olivia siguen desparecidas. La Guardia Civil ha registrado en varias ocasiones el domicilio de Tomas, padre de las pequeñas, su embarcación y el coche. Los investigadores siguen con las labores de búsqueda cerca de la costa y se espera que a finales de esta semana lleguen a la isla el sonar de barrido lateral y el robot submarino no tripulado que rastrearán los fondos marinos donde apareció a la deriva la lancha del padre de Anna y Olivia.

Cuatro semanas desaparecidas

Hace cerca de un mes que Anna y Olivia, las niñas de 1 y 6 años, desaparecieron en Tenerife. La Guardia Civil ha intensificado la búsqueda de las pequeñas pero la investigación todavía no ha logrado localizarlas.

Por el momento no hay grandes pistas sobre el paradero de las niñas. Tomás, el padre de las pequeñas, desapareció junto a ellas y todo apunta al secuestro de las menores. La familia sigue convencida de que Tomás ha huido del país con las niñas.

Las claves

En varias entrevistas, el portavoz de la familia, Joaquín Amills, ha declarado que todo forma parte de un plan con una "puesta en escena" y que a Tomas, padre de las niñas desaparecidas de Tenerife, la situación "se le ha ido de las manos".

El programa Espejo Público de Antena 3 Noticias reveló que Tomás repartió sus ahorros y posesiones entre familiares y amigos antes de huir. El portavoz de la familia ha explicado que la despedida que hizo Tomás estaba preparada y ha trasmitido que mantienen la esperanza en encontrar a las niñas con vida.

Sonar y robot

Un buque oceanográfico y un robot submarino llegarán a Tenerife a finales de esta semana para sumarse a la búsqueda de Anna y Olivia. A bordo de la embarcación, que partió del puerto de Vigo, viaja el robot sumbarino Liropus.

Un robot no tripulado capaz de maniobrar hasta 2.000 metros de profundidad. Con esta tecnología, los investigadores de la Guardia Civil rastreará el fondo submarino en un área delimitada por el geoposicionamiento del móvil de Tomás, padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, obtenido a través de un duplicado de su tarjeta.

Las cámaras de seguridad de la Marina de Tenerife y un vigilante lo vieron salir por segunda vez a la mar con su lancha a las 00:30 horas de la madrugada. En la embarcación, los agentes no encontraron nada sospechoso.

A esas horas Beatriz, madre de las niñas, aún no había denunciado la desaparición de Anna y Olivia. Horas más tarde, la lancha fue hallada vacía y a la deriva. Los equipos de emergencia localizaron flotando en el mar una silla de retención infantil que usaba Anna.

Las cartas de Beatriz

Mientras, Beatriz, madre de las niñas desaparecidas en Tenerife, sigue compartiendo mensajes y cartas para tratar de recuperar a Anna y Olivia. Coincidiendo con el Día Internacional de los Niños Desaparecidos, compartió una carta donde expresa "la impotencia, la ilusión y los miedos se mezclan dentro del mismo cuerpo" ante la desaparición de un ser querido.

Cuando se cumplen 4 semanas de la desaparición de Anna y Olivia y de su padre Tomás, Beatriz se muestra desesperada y afirma sentir "una terrible realidad que muchos desconocen y ni imaginan lo que significa vivirla".

"Quisiera hacer de esta fecha tan especial para mí también un homenaje y reconocimiento a todos los que han sufrido la ausencia repentina de alguien que aman, y que jamás imaginaron que un golpe bajo de la vida se los llevara sin lógica alguna", indicó la madre de las niñas desaparecidas en Tenerife.