Publicidad

Estados Unidos

Una cinta de correr succiona a un niño y queda atrapado debajo de ella en Estados Unidos

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EEUU advierte que se dejen de usar máquinas de la marca 'Peloton Tread' después de registrar cerca de 40 incidentes similares y un fallecido.

Un niño ha quedado atrapado en una cinta de correr en Estados Unidos cuando intentaba coger una pelota que estaba debajo de la máquina. Tras varios segundos de angustia y miedo, consiguió liberarse sin mayores problemas.

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EEUU (CPSC, por sus siglas en inglés) ha advertido de manera "urgente", a través de un comunicado, que se dejen de usar las máquinas 'Peloton Tread +' después de registrar cerca de 40 incidentes similares de niños succionados debajo de la pisada de la cinta e incluso un fallecido. La pandemia ha incrementado la compra de este tipo de aparatos y el vídeo se ha difundido con la idea de concienciar sobre el peligro de tener estas cintas en casa.

Peloton refuta el comunicado

La marca deportiva no ha tardado en responder a la Comisión de Seguridad y ha asegurado que "se preocupa profundamente por la seguridad de sus miembros". 'Peloton' ha calificado el informe de "inexacto y engañoso" y ha asegurado que no hay motivos para dejar de usar 'Tread +' "siempre que se sigan las advertencias e instrucciones de seguridad". Además, su CEO, John Foley, ha confirmado la oposición de la compañía a retirar el producto del mercado o dejar de venderlo.

Tras los hechos sucedidos en marzo con el trágico fallecimiento de un niño en Estados Unidos, el propio Foley mandó una carta a todos los propietarios de una de sus cintas de correr en la que advertía sobre su uso.

Esta serie de acontecimientos ha tenido consecuencias claras en la propia empresa, ya que sus acciones han llegado a caer hasta un 7%.

¿Qué deben hacer ahora los consumidores?

La Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EEUU recomienda dejar de usar la máquina si hay niños pequeños o mascotas en casa y, en caso de continuar con su utilización, optan por mantener la cinta de correr en una habitación cerrada bajo llave. Además, abogan por desconectarla cuando no se utilice y piden a las personas afectadas que se pongan en contacto con ellos.

Publicidad