Casi 500 menores y varios monitores han sido rescatados "en perfecto estado de salud" durante la madrugada de este martes por efectivos de la Guardia Civil en Castilla y León y Asturias a causa de las inundaciones y los destrozos en campamentos provocados por el temporal de tormentas.

Las instalaciones donde se alojaban fueron evacuadas por las fuertes precipitaciones, intensas rachas de viento y rayos que se han sucedido a lo largo de la noche, según ha informado en nota de prensa la Dirección General de la Guardia Civil.

La evacuación se ha saldado con algún esguince o ataques de ansiedad de los afectados, que han resultado asistidos por los sanitarios desplazados.

La operación de rescate ha sido realizada por la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (SEREIM), el Grupo de Helicópteros del Servicio Aéreo y agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia de Seguridad Ciudadana del instituto armado, además de efectivos de Protección Civil y Cruz Roja.

A las 23.15 horas de este lunes, Protección Civil y la Policía Local de Candeleda (Ávila) iniciaron el rescate de unos 50 niños que participaban en una actividad de 'boy scouts' y poco después concluyeron el salvamento, en torno a las 12 de la noche.

El Equipo de Rescate e Intervención en Montaña ha liberado alrededor de las 6.30 horas de la mañana a 32 menores, entre los 10 y 12 años, en un campamento en el municipio abulense de Arenas de San Pedro, a fin de evitar la aparición de hipotermias por ropa mojada.

En Boca de Huérgano (León), el temporal ha obligado a la evacuación de otro emplazamiento juvenil en el que se encontraban al menos 23 menores, que fueron trasladados de inmediato al polideportivo local.

Asimismo, en los pueblos leoneses de Burón y Acebedo los agentes han rescatado a 90 y 120 personas, respectivamente, antes de ser trasladadas a colegios de la zona, y que han presentado dolencias leves como dolor de cabeza o esguinces.