Las miles de personas que se acercan a Pamplona para vivir las fiestas de San Fermín han obligado a los bares a hacer acopio de todo tipo de provisiones.

A los bares llega sin cesar barriles de cerveza para que estén frías durante las fiestas. Los repartidores hacen una media de 14 repartos al día y una máxima de 21 dependendo de cada establecimiento.

Las calles en las que tienen que hacer más repartos son Estafeta, San Nicolás y Plaza del Castillo, debido a la gran afluencia de gente que acude a los bares situados en esta zona.

Los hoteles también viven un importante aumento de la demanda. Durante estos días los precios se duplican debido a la gran afluencia de turistas.

Uno de los lugares más cotizados son los balcones. Muchos pamploneses los alquilan para quién quiera ver los encierros.