Publicidad

Coronavirus

Los científicos siguen el avance de las cepas de coronavirus a través de las aguas residuales

Los científicos analizan las aguas residuales para detectar posibles nuevos rebrotes de coronavirus hasta diez y quince días antes de que ocurra. Aunque la idea era buscar la presencia de virus como la Hepatitis A o virus gastrointestinales, se han adaptado también a detectar el coronavirus.

El análisis científico de las aguas residuales permite que un grupo de trabajo monitoricen, desde un laboratorio ubicado en el municipio valenciano de Paterna, más de un millón de parámetros y puedan prever un brote de coronavirus entre diez y quince días antes de que ocurra.

Según datos de la Junta de Andalucía, en Cádiz o Granada, la cepa británica está detrás del 40% de los casos de coronavirus. En la Comunidad de Madrid la cepa británica estaría detrás del 5% de los casos. En España hay actualmente 550 casos de la cepa británica, dos casos de la variante Sudafricana y un caso de cepa brasileña.

Desde la empresa de Global Omnium encargados de estudiar las aguas residuales exponen que las tuberías son "las arterias de la ciudad", y que con un análisis de las aguas se puede descubrir el estado de las personas.

Los científicos aseguran que el estudio de las aguas residuales comenzó para detectar virus como la Hepatitis A o la gastroenteritis, "cuando el covid aún no formaba parte de nuestras vidas". Pero a partir de marzo adaptaron todo el "proyecto también a la covid", aunque aseguran que no han dejado de buscar otros virus.

En un año, se han superado las 20.000 muestras analizadas y ya han sido homologadas por Sanidad para realizar muestras clínicas, que realizan generalmente a grupos burbuja, para así "con una sola muestra, confirmar si ese grupo tiene algún caso positivo por coronavirus y a partir de ahí realizar más test", explica la responsable de la sección de coronavirus.

Publicidad