Volcán La Palma

La ceniza mojada por la lluvia en La Palma puede derrumbar edificaciones por el aumento de peso

Es el primer día de lluvia en La Palma desde que el volcán entró en erupción. La ceniza mojada puede provocar derrumbamientos en algunas edificaciones debido al aumento de peso.

Publicidad

Es el primer día de lluvia en La Palma desde que comenzó la erupción del volcán en la isla. La mezcla de agua y ceniza puede tener consecuencias. Hay que tener en cuenta que la ceniza es material fragmentado, que proviene de rocas y está cargado de minerales.

Si se moja aumenta más su peso. Unos 10 o 15 centímetros de ceniza sobre un tejado equivale a tener un metro de espesor de nieve. Si esa ceniza está mojada, aumenta más su densidad.

Estas lluvias han desencadenado alertas en la isla ante el riesgo de posibles escorrentías. Se deben a la impermeabilidad de las coladas, según el Departamento de Seguridad Nacional (DSN).

Las escorrentías se le llama a la corriente de agua que se vierte al rebasar su depósito o cauce natural o artificial. Se trata de uno de los procesos básicos que se incluye en el ciclo del agua.

Desde el Pevolca se aconseja que los tejados estén lo más limpios posibles antes de comenzar a llover para evitar "una subida del peso".

Situación del volcán de La Palma

La superficie afectada por la erupción del volcán de La Palma asciende a 825,23 hectáreas. El Catastro indica que 1.196 edificaciones han sufrido daños o han quedado totalmente destruidas.

Preocupa la colada que se encuentra más al norte porque, aunque está casi parada, parece ser que permanece estática.

Se ha derrumbado parcialmente el cono principal del volcán de La Palma. Además, las coladas más al oeste del cono secundario, han sufrido en las últimas horas varios desbordes de lava.

Publicidad