Cenas ligeras para adelgazar: Recetas fáciles y rápidas para perder los kilos ganados en verano

Publicidad

Alimentación saludable

Cenas ligeras para adelgazar: Recetas fáciles y rápidas para perder los kilos ganados en verano

Las cenas ligeras pensadas para adelgazar son perfectas para las noches de verano. Con ingredientes frescos y un poco de imaginación, conseguiremos recetas de cenas fáciles que nos solucionarán la vida.

En verano siempre queremos lucir mejor que nunca. Pero hay veces que no cuidamos todo lo que deberíamos nuestra dieta, entre el calor, los malos hábitos y las comidas fuera de casa. Una gran idea para ayudarnos en este propósito de alimentación saludable es realizar cenas ligeras. Este tipo de comidas junto con una vida sana y un poco de ejercicio diario nos ayudarán a adelgazar.

Se trata de cenar bien, no de pasar hambre. Por eso es importante que sigamos una dieta variada y equilibrada que nos permita mantenernos sanos y nos ayude a perder peso. Es imprescindible tomar muchas frutas y verduras, que además nos ayudan a mantenernos hidratados en estos meses de calor pero también hay que ir alternando todo tipo de alimentos.

Para esas veces en que te quedas sin ideas, te traemos una serie de recetas fáciles de cenas rápidas y apetitosas con las que podrás perder peso al mismo tiempo que cuidas de tu salud.

Puré de calabacín y patata

Ingredientes:

- Calabacines

- Patatas

- Queso light (opcional)

- Sal

Elaboración:

En una olla ponemos a hervir agua con un puñado de sal. Mientras tanto, vamos pelando los calabacines y las patatas y los cortamos en trozos no muy grandes. Cuando el agua esté caliente, vertemos los pedazos de los vegetales y dejamos que se cuezan bien. Retiramos del fuego y echamos los trozos con un poco del agua de cocción en un recipiente para pasar por la batidora. Podemos añadir un trozo de queso desnatado para darle un toque de sabor. Dejamos enfriar y ¡a comer!

Ensalada caprese

Ingredientes:

- Tomate

- Mozzarella

- Albahaca

- Aceitunas negras (opcional)

- Sal

- Aceite de oliva

Elaboración:

Esta ensalada es ideal para una cena ligera. Y además usa uno de los alimentos estrella del verano: el tomate. Vamos a seguir la receta clásica, por lo que solo necesitaremos tres ingredientes: tomate, mozzarella y albahaca. Es importante escoger bien el tomate para poder disfrutar de todo su sabor. Debemos cortarlo en láminas e ir alternando un trozo de tomate con uno de mozzarella e ir alternando también con hojas de albahaca. Incluso podemos añadir unas aceitunas negras. Aliñamos con un poco de sal y aceite de oliva.

Lubina al horno

Ingredientes:

- Lubina

- Sal

- Pimienta

- Aceite de oliva

- Lechuga

- Remolacha

- Cebolla

Elaboración:

Receta fácil para una cena rápida. Lavamos bien la pieza de pescado (es mejor pedir que nos la abran al medio en la pescadería) y la colocamos en una bandeja apta para el horno. Salpimentamos y regamos con un chorro de aceite de oliva. Dependiendo del tamaño de la lubina, horneamos entre 15 y 20 minutos a 200º C. Acompañamos con una ensalada de lechuga, remolacha y cebolla.

Salteado de verduras y pollo

Ingredientes:

- Champiñones

- Cebolla

- Zanahoria

- Berenjena

- Pollo

- Sal

- Salsa de soja

Elaboración:

Lavamos y partimos en pedazos pequeños las verduras. En este caso vamos a usar champiñones, cebolla, zanahoria y berenjena, pero podemos variarlas al gusto o aprovechar las que tengamos en la nevera. Rehogamos en una sartén con un poco de aceite y, cuando estén doradas, añadimos el pollo cortado en trozos alargados. Añadimos sal y un chorro de salsa de soja. Dejamos que se reduzca y ya tenemos otra cena ligera lista.

Revuelto de espárragos

Ingredientes:

- Espárragos verdes

- Cebolla

- Ajo

- Huevos

Elaboración:

Hervimos los espárragos verdes hasta que queden blanditos. Los espárragos son muy adecuados ya que ayudan a adelgazar por su efecto diurético. En una sartén, pochamos un poco de cebolla y de ajo en pedacitos pequeños. Cuando estén blanditos, añadimos los espárragos que previamente hemos troceado. Incorporamos los huevos directamente a la sartén y revolvemos todo, dejando que se pase hasta que quede la consistencia deseada.

Publicidad