El caudal del Ebro continúa descendiendo  a su paso por Zaragoza

Publicidad

TRAS UNA INTENSA RIADA

El caudal del Ebro continúa descendiendo a su paso por Zaragoza

Tras los episodios vividos por el aumento del caudal del río Ebro a su paso por Zaragoza el caudal del río continúa descendiendo, y la punta de la crecida se encuentra ya en el embalse del municipio zaragozano de Mequinenza. Tanto los embalses de Ribarroja, Flix y Mequinenza se encuentran desembalsando agua por lo que la situación se encuentra "con normalidad" y "muy controlada".

Agencia | Madrid
| 18.04.2018 10:33

El caudal del río Ebro continúa descendiendo a su paso por la provincia de Zaragoza y la punta de la crecida extraordinaria ya ha llegado a Mequinenza, donde el pantano se encuentra desembalsando agua con cuatro compuertas abiertas desde el pasado sábado.

El río circula con un caudal de 926 metros cúbicos por segundo en Castejón (Navarra) y una altura de 5,18 metros; alcanza los 4,12 metros a su paso por Zaragoza, con un caudal de 1.412,48 metros cúbicos por segundo; en ambos casos con tendencia descendente, según datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Desde las primeras lluvias del pasado 4 de abril los embalses de Mequinenza, Ribarroja y Flix se encuentran desembalsando agua,"con vertidos que han ido incrementándose en volumen", hasta situarse en los 1.800 metros cúbicos por segundo en Mequinenza, favoreciendo un efecto de laminación de la avenida.

La alcaldesa de Mequinenza, Magda Godia, ha confirmado que la riada ha llegado a Mequinenza "con normalidad" y "muy controlada" gracias a las maniobras de desembalse realizadas. Ha explicado que estas labores se iniciaron con dos y tres compuertas abiertas "y ahora, desde el sábado, funcionan cuatro compuertas" para dar salida al agua.

"No tenemos constancia de que haya habido ninguna afección ni ningún tipo de percance", ha comentado, agregando que "con el Ebro no tenemos problemas". "El único problema que tenemos es en la desembocadura del Segre y el Cinca, cuando en riadas normales los depósitos que arrastra el río se quedan en Mequinenza al perder velocidad y se depositan ramas, troncos y árboles que acaban modificando y alterando la lámina de agua limpia", ha manifestado.

Publicidad