Polémica

La catedral de Toledo pide perdón por las "negligencias en el cuidado del templo" tras la polémica por el videoclip de C. Tangana

Estas palabras llegan días después de la polémica suscitada a raíz de la publicación del tema 'Ateo' que interpretan C. Tangana y Nathy Peluso y cuyo videoclip se grabó en el lugar.

Publicidad

"Perdón por las negligencias en el cuidado y respeto del templo". Esta ha sido la máxima del acto de purificación y reparación que ha tenido lugar en la catedral de Toledo este domingo con motivo de la fase diocesana del Sínodo de los Obispos que se llevará a cabo en Roma en 2023.

Con un acto penitencial en el baptisterio de la catedral, la celebración ha sido presidida por el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, quien ha pedido "perdón por los pecados contra la unidad y la comunión en la Iglesia, por las críticas destructivas, intencionadas o inconscientes y superficiales" a la vez que por "los pecados del pueblo de Dios, sacerdotes, vida consagrada y laicos" y por las "negligencias en el cuidado y respeto del templo".

Unas palabras que llegan una semana después del estreno de 'Ateo', una canción de C.Tangana y Nathy Peluso que se grabó en el lugar y que generó un gran revuelo por las imágenes que el videoclip mostró: las de una pareja bailando bachata. Muchos entendieron la danza como una provocación que no debería haberse concedido en un lugar sagrado. Y por ello también se ha justificado.

Primera justificación y posterior perdón

El Cabildo Primado justificó a través de una carta la autorización del videoclip porque "presenta la historia de una conversión mediante el amor humano" y pidió disculpas por si "a algunas personas les puede producir desagrado" o herir su sensibilidad. No obstante, también reconoció Cerro en un escrito que lamentaba que dicho videoclip se hubiese grabado en la catedral.

No sólo eso. También pidió perdón a todos los fieles laicos, consagrados y sacerdotes que "se han sentido justamente heridos por este uso indebido de un lugar sagrado". Por eso el arzobispo reconoció que a partir de los acontecimientos vividos en el lugar y su polémica reciente quería unir la celebración de la apertura de la fase diocesana del Sínodo de los Obispos con una invitación "a la conversión, reparación por los pecados y purificación que requiere este tiempo de gracia y renovación interior, y que realizaremos en un especial acto penitencial de la misa".

Tras este acto penitencial, ha proseguido con normalidad una larga ceremonia religiosa, de casi dos horas de duración, que han concelebrado junto a Cerro el arzobispo emérito de Toledo Braulio Rodríguez, y el obispo emérito de Segovia Ángel Rubio, así como un centenar de sacerdotes de la archidiócesis. También han acudido fieles de la archidiócesis de Toledo, aunque con restricciones de aforo por la situación sanitaria.

Publicidad