El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco

Publicidad

Coronavirus

Castilla y León amplía el cierre perimetral hasta el día 23 de noviembre ante el avance del coronavirus

Castilla y León ha decidido ampliar 14 días más el cierre de la comunidad. Allí preocupa, entre otras cosas, la presión hospitalaria en Burgos, que está en niveles cercanos al pico de la primera ola de la pandemia de coronavirus.

La Junta de Castilla y León ha decidido ampliar el confinamiento perimetral que operaba desde el 30 de octubre en la comunidad. Desde las dos de esta tarde y durante catorce días, hasta el 23 de noviembre se mantendrán estas restricciones, según publica este lunes el boletín oficial de la autonomía, el Bocyl.

Tal y como anunciaba este domingo, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se ha prorrogado esta medida ante el avance del coronavirus en Castilla y León. Desde el pasado viernes también está prohibida en la comunidad la apertura de la hostelería y la restauración, de los centros comerciales y las visitas a las residencias de mayores, y sigue en vigor la limitación de las reuniones familiares y sociales a seis personas y el toque de queda entre las diez de la noche y las seis de la mañana.

Desde el pasado 30 de octubre, cuando entró en vigor la primera etapa de cierre perimetral, y hasta este domingo, Castilla y León ha anotado 16.459 positivos y 281 decesos en los hospitales públicos. El pasado sábado alcanzó la cifra récord desde el inicio de la pandemia de 2.237 casos en 24 horas, y se registró el récord de decesos en la segunda ola con 37 fallecimientos.

La situación que más preocupa actualmente es la de los hospitales de Burgos, que está en niveles cercanos al pico de la primera ola de la pandemia de coronavirus.

Publicidad