Publicidad

Cinturón de seguridad

Casi 2.900 personas fueron denunciadas 2 o más veces en 2020 por no llevar puesto el cinturón de seguridad

La pandemia del coronavirus no ha logrado frenar el número de reincidentes en las normativas de tráfico, que ha disminuido muy levemente. Casi 2.900 personas han incumplido 2 o más veces con la obligatoriedad de llevar el cinturón, algo que los psicólogos asocian a factores de personalidad.

El 2020 es ya conocido como el año de la pandemia. Sin embargo, ni el coronavirus ni sus restricciones de movilidad han conseguido corregir la conducta de muchos conductores, ya que ha disminuido muy levemente el número de reincidentes en el incumplimiento de las normativas de tráfico. El año pasado, casi 2.900 personas fueron denunciadas 2 o más veces por no llevar el cinturón de seguridad, entre otras infracciones.

Según ha trasladado el Ministerio del Interior en un documento, el número de conductores que incumplen en reiteradas ocasiones con las normas de seguridad en la carretera sigue siendo muy elevado, una cifra que apenas ha variado en los últimos años.

En 2016, un total 3.154 conductores reincidieron. El año pasado, la cifra se redujo a 2.883, por lo que apenas se aprecia un cambio. Sobre esto, apuntan a su preocupación, especialmente si se tiene en cuenta que 870 personas fallecieron en accidentes de tráfico en 2020 por vías interurbanas, de las cuales 125 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Además, 2.797 necesitaron ser hospitalizadas.

Campañas de concienciación

Ante las alarmantes cifras, la DGT desarrollará, a lo largo de esta semana, una campaña especial de intensificación de vigilancia y control, con el objetivo de corregir estas conductas.

Las ventajas del cinturón de seguridad

Además de la cantidad de vidas que salva en la carretera, el cinturón de seguridad previene también la producción de lesiones y su gravedad, ya que retiene y evita que el cuerpo se golpee contra superficies duras en caso de accidente.

Desde la primera campaña de divulgación de la DGT sobre el cinturón de seguridad en los años 70, han pasado ya 45 años. "Seguimos insistiendo en su uso, porque todavía fallecen personas que no lo llevan puesto en el momento de siniestro", apunta el documento.

En ese sentido, apuntan a que la mayoría de las excusas se deben a trayectos cortos, ir despacio u otras como sobrevalorar las capacidades al volante del conductor.

Los psicólogos también han tenido algo que decir al respecto. Desde el Consejo General de la Psicología consideran que detrás de estos conductores reincidentes hay una percepción errónea o disminuida de la realidad y una falta de conciencia.

Además, todos ellos suelen tener en común la falta de aceptación de las normas, no solo de tráfico, sino de su vida en general, con comportamientos impulsivos que les impiden reflexionar sobre las consecuencias, explican.

"La falta de conciencia sobre la vulnerabilidad y fragilidad ante un accidente, sobre todo en la gente joven, que no ven la vulnerabilidad de ser sancionados", son los principales motivos, apunta Asunción Tárrago Ruiz, del Consejo General de la Psicología.

Publicidad