Publicidad

Viajes

Casas desplegables como alternativa para un alojamiento seguro en pandemia

Una empresa de Letonia ofrece la posibilidad de trasportar una casa donde sentirse seguro en tiempos de pandemia. ¿Qué más alternativas hay?

A principios del siglo XX, la autocaravana se puso de moda y esa moda, se alargó hasta los años 80. En los últimos meses, tras la pandemia del coronavirus, la idea de viajar en un vehículo que diese la oportunidad de estar al aire libre y que evitase el contacto con las personas, ha vuelto a llamar la atención de muchos. Por eso una empresa de Letonia, Brette Haus, ofrece un plan alternativo para los viajeros: las casas despegables.

Se trata de viviendas prefabricadas que están listas para emplazarse en cualquier lugar gracias a un sistema de plegados. Tan solo necesitan 3 horas, dos personas y un poco de paciencia. Cuenta con un sistema de bisagras para expandirse y con una serie de 'desplegables' que se colocan dentro de la base para aumentar el especio de la casa. La casa tiene 100 metros cuadrados y se puede reutilizar hasta un centenar de veces, tal y como asegura la empresa.

Otras alternativas

Las ideas de la casa pagable o de las caravanas no son las únicas. Existen también alternativas como los contenedores con ruedas que se enganchan a un remolque o comprarse el nuevo coche de Tesla, que aunque todavía no ha salido al mercado, contará con accesorios como una pequeña casa despegable para encajar en la parte trasera del coche.

De hecho, contará incluso con un sistema de alarma para dormir con toda la seguridad que uno desee. Y si eres de los que prefieren hacer las cosas solo, también es posible. Por ejemplo, como Cool. Ha tardado seis años, pero lo ha conseguido, fabricó su propia casa portátil que tiene aspecto de modulo lunar porque su sueño era ser astronauta.

Este proceso se puede repetir, según dicen, hasta un centenar de veces. Unos 100 m2 de superficie suponen un cubo de 12 metros: para el despliegue se necesitarán dos personas y unas tres horas de trabajo para que la casa quede lista para entrar a vivir.

Publicidad