Carné de conducir

El carné de conducir por puntos cumple 15 años

El carné de conducir por puntos cumple 15 años. Un documento que ha demostrado su efectividad. El número de personas sancionadas ha disminuido considerablemente y la seguridad en las carreteras es mayor que en 2006. Así ha variado en estos 15 años.

En resumen
  • El número de muertes en las carreteras se ha reducido
  • Su objetivo es concienciar más que castigar a los infractores.
El carné de conducir cumple 15 años de su aprobación

Publicidad

El 1 de julio de 2006, bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se aprobó el carné de conducir. por puntos Tenía como objetivo principal mejorar la seguridad en las carreteras. Supuso un cambio de comportamiento en la sociedad española. Las sanciones económicas se redujeron considerablemente y pasaron a ser un nuevo concepto.

El funcionamiento del carné de conducir por puntos supone que cada conductor tiene una cantidad de puntos (12 como norma general). Si comete alguna infracción, se restan puntos en función del tipo de irregularidad. Cuando se llega a cero puntos, cuando se pierden todos, el carné de conducir pierde vigencia y el conductor infractor debe someterse a un curso de recuperación de puntos.

El carné de conducir por puntos en datos

Desde que se instauró hace 15 años, 9.866.434 de conductores han perdido puntos y 18.323.649 han recibido sanciones. El objetivo de este tipo de carné fue perseguir a los conductores reincidentes, de forma que se vean obligados a adaptarse al sistema o se queden fuera de la circulación y no supongan un riesgo para la conducción. “El tiempo ha demostrado que el carné por puntos se hizo razonablemente bien”, ha afirmado Pere Navarro, director general de Tráfico. Cuando nació, se presentó como un pacto que apostaba por mejorar la Seguridad Vial.

El número de conductores que se han quedado sin carné desde 2006 supone menos del 1% (289.825) según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Esto implica que los desplazamientos por carretera están siendo más seguros y, por tanto, que el sistema funciona, tal como afirman desde Tráfico.

En opinión de la DGT; aunque los conductores que cometen infracciones son muchos menos que hace 15 años, siguen provocando daños en la sociedad. La causa con mayor número de sanciones y pérdidas de puntos es el exceso de velocidad. Supone el 46% de todas ellas. Le sigue el consumo de alcohol y/o drogas (15%), el uso del teléfono móvil al volante (14%) y la mala utilización del cinturón de seguridad o los dispositivos de retención infantil (10%).

¿Cómo se recuperan los puntos?

Como norma general, los conductores parten de 12 puntos. Sin embargo, existen algunas excepciones. Aquellos que se encuentren en sus dos primeros años de carné o que los ha recuperado después de un curso tendrán 8.

Además, aquellos que mantengan todos los puntos, recibirán una bonificación de 2 puntos durante los 3 primeros años de carné, 1 por los otros tres siguientes. De esta manera, un conductor que no comete infracciones puede llegar a sumar un total de 15.

Por el contrario, si el conductor ha perdido muchos puntos, podrá acudir a cursos de sensibilización y reeducación vial. Se pueden recuperar hasta un máximo de 6 puntos y solo `pueden realizarse una vez cada 2 años. Consiste en el propio curso y una prueba tipo test. En el caso de haber perdido todos los puntos, no se podrá obtener un nuevo permiso hasta pasados 6 meses desde la notificación.

La próxima reforma

El Gobierno ha llevado a las Cortes una ley que busca la actualización del carné de puntos. Su objetivo es que el sistema no pierda efectividad y la aumente.

No supone una reforma radical, sino pequeños cambios. Algunos de ellos son el aumento de la pérdida de puntos de 3 a 6 por conducir sujetando el móvil con la mano, viene motivada por el uso del WhatsApp; o que se eleva también de 3 a 4 puntos por no utilizar el cinturón de seguridad, de los sistemas de retención infantil o los elementos de protección.

Navarro prevé que, a final de año, la reforma esté ya aprobada y pueda comenzar a ponerse en funcionamiento. Declara que “no hay seguridad vial ni de derechas ni de izquierdas”.