36.010500

Publicidad

Esclerosis

Carmen, con esclerosis múltiple, denuncia que lleva 7 años esperando la ayuda para adaptar su casa

La Generalitat le concedió dicha ayuda en 2013 pero nunca percibió dicha cuantía. Una ayuda que Carmen necesita para poder adaptar su vivienda para poder moverse libremente en silla de ruedas.

María del Carmen tiene 63 años y desde hace ya tiempo sufre esclerosis múltiple. En 2013 le concedieron una ayuda para adaptar su casa pero siete años después sigue sin cobrar. La obra la realizó gracias a la ayuda de un familiar. Está desesperada porque, dice, pese al papeleo no le pagan.

En 2013 hizo la primera reforma para comenzar a adaptar su vivienda a su enfermedad, por lo que invirtió 3.800 euros que se los prestó un familiar mientras solicitaba la ayuda de la Comunidad Valenciana para mejorar las condiciones de vida de las personas discapacitadas. Pero han pasado siete años y pese a que le aceptaron la propuesta nunca ha recibido dicha ayuda.

Carmen sigue luchando por conseguir la ayuda con el apoyo del Síndic de Greugues, aunque de momento no ha habido ningún éxito. A Carmen se le acumulan los papeles en una carpeta donde acredita la factura de las reformas realizadas, la solicitud de la ayuda, así como la resolución favorable, así como los escritos reclamando dicha ayuda. Unos documentos que fueron compartidos con el Síndic de Greugues para intentar conseguir lo que le aprobaron.

Desde la institución denuncian que adopten lo antes posibles todas las medidas para abonar la ayuda que concedieron a Carmen en 2013 y que todavía no ha visto.

Carmen solo pide la cuantía económica que le aceptaron dar la Generalitat en 2013 para poder devolver el dinero que le prestó su familiar y poder continuar con algunas reformas en casa para adaptarlas a su situación que le obliga a estar en una silla de ruedas. Esto limita la movilidad de Carmen en su propio piso y que puede le puede afectar anímicamente. Con la ayuda pretendían ampliar los marcos de las puertas para que Carmen pudiera pasar sin ningún problema y sin necesitar la ayuda de su marido para poder ir de una habitación a otra. Su marido se prejubilo hace cuatro años para poder cuidar a su mujer.

Publicidad