Suceso en Gijón

El calvario judicial del padre de la niña hallada muerta en Gijón

La madre, presunta asesina de la menor, llegó a denunciar al padre en numerosas ocasiones. Este martes, Olvia debía regresar con él tras una larga batalla judicial para obtener la custodia.

Publicidad

Tras 5 años de juicios, el padre de la niña hallada muerta en Gijón había conseguido la custodia de la niña. Incluso fue denunciado por malos tratos, aunque luego fue absuelto. En la tarde de este martes, la pequeña Olivia será enterrada en la localidad de Torrecaballeros, en Segovia, y se espera un funeral multitudinario. Sin embargo, los vecinos de la localidad ahora lamentan este trágico desenlace después de una batalla judicial y denuncias falsas.

El calvario judicial del padre

Los padres de la pequeña Olivia se habían separado hace años. El padre cuenta que su divorcio fue tan conflictivo que la batalla personal y judicial, que su abogado describe como un "infierno procesal", duró 5 años. Ella le llegó a denunciar por malos tratos en y él veía a la niña los fines de semana alternos y una tarde a la semana.

"Después de luchar 5 años por la custodia me la entregaron el viernes", dice muy emocionado ahora su padre. Olivia vivía en Gijón junto a su padre y este martes tenía que regresar a Segovia, pero hoy allí familiares y amigos expresan su rabia e impotencia. Dicen que se podría haber evitado, que ha fallado la sociedad y que también lo ha hecho el sistema.

La familia se plantea pedir la prisión permanente revisable. "Es una salvajada, esta gente tiene que estar apartada de la sociedad", asegura Eugenio. La presunta asesina de la menor todavía no ha pasado a disposición judicial.

Acto homenaje a Olivia

En el acto homenaje se han guardado 5 minutos de silencio en el que su padre, Eugenio, sus abuelos paternos y un buen número de familiares han tenido la fortaleza para homenajear y recordar, con mucha emoción y dolor, a la pequeña. En el pueblo, están totalmente desgarrados por la muerte de la pequeña y la esperaban con los brazos abiertos después de que el padre consiguiera la custodia.

Publicidad