Cada semana se presentan 1.000 denuncias por robo en el Metro de Barcelona, un problema que está intentando solucionar el Ayuntamiento de la Ciudad Condal.

La inseguridad en el suburbano es de los mayores quebraderos de cabeza a los que se enfrenta el Ayuntamiento de Ada Colau, que tratará de ponerle solución mediante la incorporación de 31 nuevos agentes de los Mossos d'Esquadra recién licenciados.

La estación de metro de Espanya (líneas 1 y 3) encabeza el ránking de las paradas en las que más denuncias por robo se produce. La Barceloneta (línea 4) y la de Sants (líneas 3 y 5) le siguen en la lista.