Niñas Tenerife

El buque 'Ángeles Alvariño' vuelve a puerto tras sufrir una avería y permanecerá atracado hasta el lunes

El buque 'Ángeles Alvariño' ha tenido que volver a puerto por una avería después de estar 13 días consecutivos de rastreo buscando a las niñas de Tenerife, Anna y Olivia. Comenzó la búsqueda el 30 de mayo.

Publicidad

El buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' ha regresado al puerto de Santa Cruz de Tenerife después de estar 13 días consecutivos de rastreo en la zona donde se encontró el pasado jueves el cuerpo sin vida de Olivia y donde ahora se busca a su hermana Anna y a su padre Tomás Gimeno.

Ha tenido que regresar a puerto por una avería en el equipamiento. El buque regresará para continuar con el rastreo cuando se solventen las incidencias técnicas producidas.

Desde el buque Ángeles Alvariño han confirmado a Antena 3 Canarias que el barco está aquí por avería pero no sabemos cuál es el alcance de la misma. Los tripulantes del oceanografico aseguran que este tipo de cosas no suelen pasar pero teniendo en cuenta que han trabajado en tres turnos por día, los equipos sufren más, lo que podría estar detras de esa avería.

El 'Ángeles Alvariño' ha estado realizando labores de rastreo en una zona más próxima al Puerto Deportivo Marina Tenerife, donde Tomás Gimeno tenía su lancha atracada. Esta fue encontrada vacía y a la deriva el día después de producirse la desaparición de las niñas.

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, informó de que la búsqueda de Anna y Tomás seguiría hasta el próximo lunes, al menos. No descartó que estuviera más días si fuese necesario.

13 días de rastreo

El barco del Instituto Español de Oceanografía (IEO) llegó a la isla a finales del mes de mayo. Está equipado con un radar de barrido lateral y de un robot marino, vital en las búsquedas.

La Guardia Civil ha solicitado a la juez de instrucción que se prorrogue por segunda vez la búsqueda para conseguir hallar el cuerpo de la pequeña Anna, de un año de edad.

El pasado jueves, el buque encontró el cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las niñas. La prueba de la huella dactilar confirmó que el cadáver rescatado a 1.000 metros de profundidad es el de la hermana de Anna. Este fue encontrado en una bolsa de deporte atada al ancla del bote del padre.

Tres días antes, 'Ángeles Alvariño' ya había encontrado una botella de oxígeno, propiedad de Tomás Gimeno, y de una funda de edredón nórdico recubriéndola. Ambos objetos fueron reconocidos por los familiares del padre de las niñas.