Batalla Campal

Una brutal batalla campal en Cartagena a base de golpes y mordiscos se salda con 12 policías agredidos

Tras una llamada de aviso, la Policía Local acudió a una plaza para que un grupo de jóvenes bajasen el volumen de la música. Tras su negativa comenzó una batalla campal entre golpes, mordiscos y contenedores quemados. Tres personas han sido detenidas.

Policía Nacional

Policía Nacional Policía Nacional

Publicidad

La pasada noche se vivió una brutal batalla campal en la ciudad de Cartagena, Murcia que resultó con tres personas detenidas, una de ellas un menor de edad, tras participar en la agresión a doce policías locales y nacionales. Los policías fueron rodeados por unas cien personas en la Urbanización Mediterráneo. El incidente comenzó alrededor de las 22:30 horas del lunes. Una llamada alertó a la Policía Local de las molestias que estaban ocasionando los jóvenes en la Plaza de la Asociación de Vecinos de Nueva Cartagena.

Todo sucedió en el momento en el que un grupo de jóvenes que estaban de botellón se negaron a bajar la música de los altavoces. Posteriormente iniciaron una batalla campal que acabó con la quema de contenedores por las inmediaciones de la urbanización.

La Policía Nacional de la Región ya ha abierto una investigación y explican que el aviso por ruidos por parte de los vecinos "se tornó en violencia con mordiscos incluidos".

Varios vecinos grabaron vídeos publicados posteriormente en redes sociales en los que se aprecia la negativa de los jóvenes a bajar la música y cómo estos reaccionaron con agresividad ante la policía con gritos, golpes, carreras, puñetazos, ataques a agentes y coches de policía, etc.

Varios agentes resultaron heridos a consecuencia del lanzamiento de objetos por parte de los implicados. Al verse sobrepasados, pidieron ayuda y refuerzos del Cuerpo Nacional de Policía.

Algunos policías acabaron con mordiscos y lesiones leves. No corre peligro la vida de ninguno de ellos. También acabó con lesiones un niño, de 6 años, que fue arrollado por uno de los agresores de los agentes cuando huyó para evitar ser detenido.

El Sindicato de la policía muestra su malestar

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) también ha mostrado su malestar. "Trasladamos nuestro apoyo a los compañeros agredidos y ponemos a su disposición nuestros servicios jurídicos, por si quieren ejercer acciones legales, ya que cada vez son más frecuentes este tipo de agresiones que evidencian la total pérdida del principio de autoridad".

Publicidad