Bomberos de Teis y Policía Nacional de Vigo acudieron a sofocar un incendio. Una importante humareda salía por las ventanas de la vivienda.

Al entrar en la casa comprobaron que no había ninguna persona dentro pero sí seis gatos que estaban medio moribundos.

Los agentes sacaron a los animales a la calle y allí les practicaron masaje cardíaco y les pusieron mascarillas de oxígeno para recuperarlos de la intoxicación por humo.