Las labores para rescatar al niño de dos años que este pasado domingo cayó en un pozo de más de 100 metros de profundidad en Totalán (Málaga) continúan. Además, en los trabajos llevados a cabo durante toda la noche sin descanso han hallado una bolsa de chucherías que el menor llevaba, además de que se ha localizado un vaso.

Un operativo conformado por un centenar de personas continúa el rescate, que se prolonga desde las 14.00 horas de este pasado domingo, cuando ocurrieron los hechos. Los trabajos realizados han permitido llegar a más de 75 metros de profundidad, donde se localizó una acumulación de tierra y se continúa trabajando en el pozo para rescatar al menor. Así, han localizado la bolsa de chucherías, que se ha extraído está pasada noche. De igual modo, se ha localizado un vaso.

"El problema es que sigue cayendo material, se compacta, es húmedo, y la zona es fría... en definitiva, no es fácil seguir rastreando ahí", ha explicado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, que ha dejado claro, no obstante, que se continúa profundizando.

Los efectivos han continuado trabajando durante toda la noche sin que de momento se haya conseguido acceder al fondo del pozo, de 110 metros de profundidad y 25 centímetros de ancho. Parte del personal que ha estado trabajando durante toda la noche será relevado antes de las ocho de mañana para que otros equipos continúen con la labor.

Los trabajos se centran en acceder con una cámara para visualizar dónde se encuentra el pequeño, que hasta ayer por la noche no había sido ubicado, aunque había alcanzado unos 75 metros de profundidad; también se trata de averiguar si hay agua en el fondo del agujero.

Un centenar de personas participan en el operativo de rescate del niño desde las 14 horas de ayer, domingo, cuando el padre del pequeño y el 112 avisaron a la Guardia Civil de que había caído por el agujero, un orificio de prospección para la búsqueda de agua, en esa zona de la sierra.

Al lugar se desplazaron efectivos del 112, Consorcio Provincial de Bomberos, Protección Civil, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Álora y Granada, submarinistas del instituto armado y bomberos de Málaga capital. así como empresas privadas que están facilitando ayuda y maquinaria para tratar de localizar al niño