Una bolsa de aire frío provocará un descenso térmico de entre 8 y 10 grados centígrados desde el viernes al domingo, que llevará las temperaturas a las propias para mediados de marzo, además de chubascos, tormentas localmente fuertes e incluso nevadas a partir de mil metros con uen cotas de 1.000 metros, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que señala que la situación mejorará a partir del miércoles.

Así, el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha dicho que las temperaturas quedarán entre 5 y 10 grados centígrados por debajo de los valores normales, de modo que en pocos días se pasará de temperaturas propias de mediados de junio a valores normales de principios o mediados de marzo.

En concreto, este sábado lo más importante se producirá en el entorno de Pirineos, donde podrán producirse tormentas localmente fuertes y en el resto de la Península se esperan chubascos que por la tarde serán tormentosos en buena parte del país pero sobre todo en la mitad oeste.

Sin embargo, ha dicho que no habrá chubascos ni en Baleares ni en el sureste peninsular y la cota de nieve se situará en unos 1.200 metros, en los Pirineos centrales. Ese día las temperaturas descenderán de forma acusada, de 6 a 8 grados centígrados en la mitad occidental.

El domingo se mantendrá la inestabilidad y de nuevo se producirán chubascos tormentosos en buena parte del tercio norte pero sobre todo en Pirineos, en el sistema Central e Ibérico e igual que el sábado podría haber chubascos dispersos en buena parte de la Península, especialmente en la mitad occidental. Si bien, no lloverá o lo hará de forma muy débil en el sureste peninsular y en Baleares.

La cota de nieve el domingo "bajará aún más", hasta los 1.000 metros en el noroeste y zona centro, por lo que el portavoz no descarta, por ejemplo que nieve en la ciudad de Avila. De nuevo, el domingo volverán a bajar las temperaturas, ese día de forma marcada en la mitad oriental, donde caerán "hasta más de diez grados centígrados" respecto al sábado.

En cuanto a la próxima semana, prevé que el lunes será un día "más o menos parecido" con precipitaciones en el Cantábrico, Galicia, tercio norte, con alguna tormenta y también habrá chubascos y chaparrones en ambas mesetas, en el sistema Central, Extremadura, oeste de Andalucía y débiles en el norte de las islas Canarias más montañosas.

En el Mediterráneo y Baleares no se esperan precipitaciones este lunes y la cota de nieve seguirá baja, pero subirá ligeramente, hasta 1.000 o 1.200 metros y podrá llegar a subir hasta 1.400 o 1.700 metros. "Las temperaturas seguirán frías para esta época, pero podrán subir ligeramente en el sureste", ha comentado.

Por otro lado, mayo llegará con inestabilidad atmosférica, con chubascos acompañados de tormentas en el norte, en la mitad este y en Baleares y Del Campo añade que podrán ser "localmente fuertes" en las regiones mediterráneas. Así, el martes bajarán las temperaturas en el Mediterráneo pero por el oeste empezarán a subir.

De cara al resto de los días el portavoz señala que se mantiene la incertidumbre en la predicción pero parece que lo más probable será que se mantendrá la inestabilidad en el Mediterráneo y, en general, en el resto de la Península península podrán darse chubascos dispersos.

Tampoco descarta que las precipitaciones podrán afectar a cualquier punto del país, aunque las temperaturas seguirán subiendo y se recuperarán las temperaturas propias de la época. De este modo, las temperaturas previstas estos días en Madrid serán el sábado, 17 grados centígrados (ºC) de máxima y 12ºC de mínima; el domingo 15ºC y 7ºC; lunes, 14ºC de máxima y 6ºC de mínima y martes, 13ºC de máxima y 8ºC de mínima.