Ocho de cada diez menores de un año forman parte de las redes sociales. Los padres lo ven como algo normal y lógico, pero esto puede no gustar a todos los hijos en el futuro.

"Los padres entienden que es como algo lúdico, que es como algo que tienen que celebrar y que tienen que mostrar a sus hijos. Es como el orgullo de padre", dice una experta.

Parte del contenido podría resultar vergonzoso para ellos y a largo plazo, sus hijos podrían no estar de acuerdo.

Incluso algunos niños tienen perfil propio en redes sociales. Y lo que no saben muchos es que esta práctica aparentemente inofensiva puede influir en el futuro de sus hijos y en su derecho a la intimidad.

Los expertos recomiendan que las fotografías permanezcan en ámbito privado, al menos hasta que ellos puedan decidir.

También te puede interesar...

Identificados más de 100 menores por publicar vídeos sexuales propios que buscaban 'likes' en redes sociales