Cataluña

Barcelona multa por primera vez a un propietario por alquiler abusivo

El Ayuntamiento de Barcelona ha multado al propietario de un piso que cobraba 1.200 euros a sus inquilinos, cuando el anterior alquiler costaba 250 euros menos.

Podemos propone sanciones de 900.000 euros por subir alquileres

Publicidad

Mientras el Gobierno ha aprobado la nueva Ley de la Vivienda, siguen sucediendo problemas con los alquileres abusivos que conllevan denuncias por el enorme gasto que conlleva el pago del piso, más teniendo en cuenta si el alquiler previo era mucho más bajo.

Eso mismo ha sido lo que ha ocurrido en Barcelona, donde el propietario de un piso ha sido multado con 9.000 euros por imponer un precio abusivo a sus inquilinos, saltándose la ley catalana de regulación de alquileres, la cual estipula que no se puede subir el precio del alquiler respecto a uno previo.

Eso mismo fue lo que sucedió con los tres compañeros de piso que habían alquilado el apartamento para compartirlo; mientras a ellos se les cobraba una cantidad de 1.200 euros, el alquiler que el propietario había realizado anteriormente era de 950 euros; ellos empezaron a vivir allí en diciembre de 2020, con la ley ya en funcionamiento, y ha sido precisamente dicha causa la que ha propiciado la multa al dueño del piso; uno de los inquilinos tilda la sanción de "ridícula" al ser el mínimo que la ley podía aplicar para sancionar al propietario.

Varios casos más en observación

Pese a que esta se trata de la primera multa que el consistorio de Barcelona realiza por la imposición de alquileres abusivos, la alerta está activada ante la posibilidad de que se estén cometiendo más.

Por lo pronto, el Ayuntamiento barcelonés informa de que tiene otro expediente abierto a un propietario más y que se está investigando si hay más propietarios que estén realizando esta práctica abusiva.

Entretanto, y mientras el precio del alquiler continúa por las nubes pese a la aplicación de leyes de regulación como la catalana, el Gobierno pretende impulsar una modificación en los precios con la Nueva Ley de Vivienda, que toca especialmente de cerca a aquellos pisos que estén vacíos con una subida del IBI y servirá también para controlar los precios máximos que se puedan poner a alquilados.

Publicidad