107.845333

Publicidad

Cataluña

Barcelona intenta evitar el colapso sanitario por coronavirus creando hospitales de campaña

Al menos 129 pacientes en estado leve ya se encuentran ingresados en hoteles de la ciudad condal ante la saturación de los hospitales. La pandemia por COVID-19 sigue su avance en Cataluña y para hacerle frente el Govern ha anunciado que han logrado doblar el número de camas en las UCI. Al menos 150 ancianos han muerto en residencias catalanas.

El sistema sanitario catalán cuenta ya con 1.406 camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), más del doble que antes de la crisis del coronavirus, 1.016 de ellas ocupadas por enfermos de COVID-19, de los que 863 necesitan ventilación mecánica invasiva. De los fallecidos, 150 son personas mayores que tenían fijado su domicilio en residencias de ancianos.

Ante la dramática situación que viven las residencias de la tercera edad, las familias que quieran llevarse a casa a sus mayores que están ingresados en estos centros podrán hacerlo si el estado de salud de esta persona lo permite.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, por su parte, se ha reunido con la Mesa del Tercer Sector y ha asegurado que el Govern paga aproximadamente el 90 % de los suministros necesarios tanto para el servicio de emergencias como para el tercer sector con "recursos propios", a pesar "de los continuos llamamientos" al Estado.

Los catalanes, en su inmensa mayoría, siguen las indicaciones de las autoridades para su confinamiento, cosa que muestran datos como el descenso del tráfico en el área de Barcelona, que se ha mantenido estable toda la semana con cifras que rondan una disminución del 62%. Desde uno de los principales focos de pandemia de Cataluña, la Conca d'Òdena, el alcalde de Igualada, Marc Castells, ha exigido a la Generalitat y al Gobierno que les envíen 70.000 test rápidos de coronavirus para toda la población de la zona confinada, con el objetivo de hacer "una cartografía" de la situación de contagio.

Publicidad