La presencia de manteros en Barcelona se ha multiplicado en los últimos años y la venta ilegal se ha convertido en un problema que provoca grandes pérdidas a la ciudad. Pero no sólo sucede en Barcelona, otros municipios también combaten el top manta.

El Ayuntamiento de Sitges refuerza su presencia con agentes de seguridad privada que se unirán a la policía local que ya trabaja día tras día para evitar la ocupación de espacios públicos.