Los expertos dicen que los trabajadores sociales están desbordados porque las ayudas sociales existen, pero no llegan a los usuarios.

Los ciudadanos se quejan de que nadie les informa de las ayudas que pueden recibir. "Yo podía haber cobrado la paga de minusvalía cuatro años antes de cuando la empecé a cobrar", asegura Rosario.

El papeleo para conseguir las ayudas económicas es complicado porque hay que rellenar unos formularios demasiado largos, y "si no te dicen nada, no sabes dónde ir".

La renta mínima la deberían recibir un millón de personas y lo hacen 300.000. El uso de Internet ha provocado desigualdades entre los usuarios que, a menudo, tienen dificultades para usar esta herramienta.