El autor confeso del asesinato de Naiara, en 2017, lo achaca al "estrés y al "cúmulo de trabajo"

Publicidad

Suceso

El autor confeso del asesinato de Naiara, en 2017, lo achaca al "estrés y al "cúmulo de trabajo"

El tío, y presunto asesino de la menor, ha declarado que no pretendía matarla en ningún momento. Mientras la Fiscalía mantiene en sus escritos que el tío la ataba de manos y pies con esposas por no hacer los deberes.

Iván Pardo, acusado del asesinato de Naiara en Sabiñánigo, en Huesca, en julio de 2017, ha declarado en el juicio que se sigue contra él donde ha achacado al "estrés" y a un "cúmulo de problemas con la empresa".

Pardo ha reconocido que castigaba a la niña por no hacer los deberes, y ha señalado que "cuando noté que no se movía, fue cuando reaccioné".

Los hechos ocurrieron el seis de julio de 2017 en la casa de su madre, Nieves Pardo, abuelastra de la niña. Ahora Pardo se enfrenta a a una pena de prisión permanente revisable, solo ha contestado a las preguntas que le han formulado su abogada defensora y el de su hermano y su madre, acusados por el padre de la víctima, Manuel Briones, de un delito de asesinato por omisión.

Naiara se encontraba pasando unos días de vacaciones en casa de su abuelastra y qué cuando llegó Pardo le preguntó si había hecho los deberes y cuándo le contestó que no la puso de rodillas sobre gravilla durante un buen rato.

La Fiscalía mantiene en sus escritos que la ató de manos y pies con esposas, le dio descargas con una raqueta de matar moscas y le golpeaba con la hebilla de un cinturón.

Pardo, tío de la niña, ha señalado que no premeditó su muerte y ha indicado que se "le cayó el mundo" cuando murió la menor.

Mientras que la abuelastra de Naiara ha indicado que se encontraba trabajando cuando una de las primas de Naiara le llamó para decirle que la menor se había caído. Que no sabía que Iván la castigaba sin dormir hasta que acabar los deberes.

Publicidad