Publicidad

Niñas desaparecidas Tenerife

La autopsia de Olivia, clave para esclarecer las causas de la muerte de la niña de Tenerife

El antropólogo forense Francisco Etxeberria Gabilondo ha explicado en el programa Espejo Público que ahora la autopsia revelará si "hay algún elemento químico, tóxico. Residuos de fármacos. Si las ha sedado o no."

En resumen

Se cumplen 12 días de búsqueda. El sonar rastrea el fondo del océano en busca de los cuerpos de Anna y Tomás Gimeno. Mientras, se ha iniciado la autopsia de Olivia, la mayor de las niñas de Tenerife, clave para esclarecer las causas de la muerte. "La autopsia es importante. Si hay algún elemento químico, tóxico. Residuos de fármacos. Las han sedado o no. Tiene importancia para saber lo que ha ocurrido" ha explicado el antropólogo forense Francisco Etxeberria Gabilondo en el programa Espejo Público.

La autopsia de Olivia

"Pienso que habrá por medio un fármaco. Seguramente será así" ha asegurado Francisco Etxeberria Gabilondo, antropólogo. El cuerpo de la pequeña Olivia llegó ayer por la tarde al Instituto de medicina legal de San Cristóbal de la Laguna, en Tenerife.

Fundamental, esperar la información que arroje el análisis forense que se lleva acabo con el cuerpo de la pequeña Olivia para determinar qué pudo hacer Tomás Gimeno con sus hijas antes de arrojarlas al mar.

Las hipótesis del caso de las niñas desaparecidas en Tenerife

Las dos hipótesis que se barajan es si Tomás las asfixio o sedó a las pequeñas. Durante los numerosos registros que se llevaron acabo en la casa de Tomás Gimeno no se encontraron restos biológicos, por lo que cabría esperar que estas hubieran sido las dos opciones, que las hubiera asfixiado o qué hubiera suministrado a sus hijas algún tipo de sedante, calmante o esas pastillas tranquilizantes que se encontraron en la casa.

"No es un enfermo mental. Hay similitudes y dentro de la tragedia y la tristeza enorme hay un punto de crueldad absoluto cuando además ha querido que los cuerpos no se encuentre nunca. Alguien puede cometer un crimen, se puede suicidar pero esconder los cuerpos de esta manera, llevarlos lastrados a esa profundidad, con esa intención, es añadirle a su mujer, a la familia, una tragedia perpetuidad. Es una dosis de crueldad absoluta" ha asegurado el antropólogo forense Francisco Etxeberria Gabilondo en el programa Espejo Público. "El señor Bretón quemó los restos y dijo que no sabía nada. En este caso, pensaba que se iba a considerar que nunca se iba a saber nada."

Caso Bretón

El antropólogo forense Francisco Etxeberria Gabilondo dio la vuelta al caso de José Bretón, que asesinó en 2011 a sus dos hijos pequeños, Ruth y José, para vengarse de su expareja tras determinar que los restos hallados en la hoguera de la finca de Córdoba eran huesos humanos y no pertenecían a animales. La autopsia de este antropólogo desveló un grave error del informe de la Policía Científica.

Publicidad