Granada

La autopsia desvela cómo murieron los niños de Huétor Tájar, Granada, a manos de su abuelo

El padre de los menores permanece sedado en el hospital.

Publicidad

Este martes se ha conocido el informe preliminar de la autopsia de los menores, de 10 y 12 años, que fueron asesinados por su abuelo el pasado lunes en la localidad granadina de Huétor Tájar. El hombre, de 72 años, permaneció atrincherado en su casa durante cerca de 12 horas, armado con una escopeta, habría sido durante este periodo en el que acabó con la vida de sus nietos, para acto seguido suicidarse.

La autopsia practicada a los tres cuerpos desvela que uno de los menores habría muerto de un disparo en la espalda, mientras que el otro habría sido asfixiado. Aún falta el informe definitivo, así como el toxicológico. La investigación del trágico suceso continúa abierta. Paralelamente, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Loja, encargado de las diligencias, ha optado por declarar secreta la investigación durante un mes. Así lo ha dado a conocer el Tribunal Superior de Justifica de Andalucía (TSJA).

Por el momento, el padre de los menores permanece ingresado en el hospital, donde se encuentra sedado. El hombre permaneció junto a la Guardia Civil durante la angustiosa noche, y fue aquí cuando afirmó que no veía a su suegro capaz de hacerle nada a sus nietos.

La despedida de los menores podría tener lugar mañana en Huétor Tájar, en función de la evolución del padre. Se espera que el abuelo sea incinerado en otro pueblo cercano. Mientras tanto, en la localidad granadina se han decretado tres días de luto oficial.

El anciano recibía tratamiento psiquiátrico

Hace dos meses el presunto asesino se habría visto envuelto en un accidente de tráfico, que se habrían cobrado la vida de su mujer y su hija, la madre de los niños. Los vecinos de la localidad han explicado que tras el siniestro, en el que él conducía, comenzó a recibir tratamiento psiquiátrico. Los dos menores también se estaban recuperando de las secuelas.

12 horas de negociación

Abuelo y yerno vivían puerta con puerta en un edificio, y fue durante la noche del domingo 19 cuando comenzó el conflicto. Varios vecinos alertaron al 112, en torno a las 21:45 horas de que se estaba produciendo una discusión en el domicilio del abuelo. A raíz de la misma, el anciano habría encañonado al padre de los menores, obligándole a abandonar el domicilio, donde permanecieron los niños.

Fue entonces cuando el hombre se atrincheró disparando al aire en dos ocasiones a la llegada de la Guardia Civil a la escena, como precisa Pedro Fernández, Delegado de Gobierno en Andalucía. A partir de aquí comienza una larga negociación, y de madrugada llega la Unidad Especial de Intervención: "Se mantienen unas conversaciones y en torno a las 5 de la mañana el hombre les dice que tienen que dejar de hablar porque tiene que preparar a los menores para que asistan al colegio", continúa explicando Fernández.

Es en torno a las 08:25 horas del lunes cuando tras comprobar que los pequeños no salían al colegio y no había movimiento en la vivienda, la Guardia Civil irrumpe en el domicilio. Acto seguido, el anciano se quitó la vida, y los agentes hallaron los cadáveres de los pequeños en distintas habitaciones.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la actualidad de antena3noticias.com

Publicidad