Publicidad

Crisis

Aumentan los ‘hurtos famélicos’: Detenido por robar atún, azúcar y una batidora

Se trata de robos cometidos "por extrema necesidad y sin que medie la violencia". Quien los comete puede quedar exento de responsabilidad penal

La Policía Local de Mazarrón (Murcia) sorprendió hace unas semanas a un hombre saliendo de una casa ajena con unas latas de atún, azúcar y una batidora. Tras pasar a disposición judicial, fue puesto en libertad. El juez investiga ahora si se trata de un delito de ‘hurto famélico”, una fórmula que puede eximir al ladrón de responsabilidad penal.

Este tipo de robos ha aumentado a causa de las dificultades económicas que sufren muchas personas y familias por la crisis social y económica derivada de la pandemia.

Extrema necesidad

El código penal los recoge como robos que se comenten por extrema necesidad, "para evitar la muerte o la inanición" y sin que "haya mediado violencia". Pero muchos jueces se resisten a absolver a quien los comete porque antes de robar, entienden, están las opciones de los bancos de alimentos o los comedores sociales.

El abogado penal José Manuel Hernández explica en este sentido que "en los casos de hurto famélico la principal complicación para el letrado defensor es acreditar el estado de precariedad, penuria o indigencia". "No vale con la mera estrechez económica, se necesita acreditar que no existían recursos o que se han agotado todos los posibles en la esfera personal, profesional y familiar", apunta.

"En caso de probar estas circunstancias, se entiende que el hecho se llevó a cabo para salvaguardar un bien jurídico superior como la vida o la salud, por lo que no sería objeto de reproche penal", explica. "A día de hoy, y a consecuencia de los fuertes medios de protección social públicos y privados, como comedores sociales y bancos de alimentos, es muy difícil acreditar ese estado de necesidad insalvable".

Los expertos temen ahora que, ante la crisis desatada por el impacto de la pandemia, proliferen este tipo de hurtos, que en España estaban prácticamente desaparecidos.

Publicidad