Este verano, los conductores se enfrentarán a más puntos negros de los habituales. Según afirma Automovilistas Europeos Asociados (AEA), "en los últimos años, y es una tendencia que continúa, el índice de peligrosidad ha aumentado". Ha pasado de 190 a 195 puntos negros en las carreteras de toda España.

El más peligroso se encuentra cerca de Valladolid, en el kilómetro 358 de la N-122. En este tramo, 37 víctimas han sufrido un total de 25 accidentes en los últimos años.

Los datos de siniestralidad muestran que en los últimos años se han producido 1.306 accidentes y 2.044 víctimas en los tramos señalados como puntos negros en España, unas cifras que superan la media.

La mayoría de los siniestros se producen en las carreteras convencionales de doble sentido y la AEA tiene un claro culpable: la falta de presupuesto. Según afirman, "cuando en España aumenta la inversión en el mantenimiento de las carreteras disminuyen drásticamente los accidentes con víctimas; cuando hay un parón esa accidentalidad se dispara".

En 2015, el presupuesto invertido en carreteras era de 2.200 millones de euros y se produjeron 97.000 accidentes. La inversión en los años posteriores ha disminuido a 1.725 millones de euros , en consecuencia, el número de accidentes se ha elevado a 102.200.

Los expertos recomiendan llevar mucho cuidado en las carreteras, descansar cada cierto tiempo en los trayectos largos para evitar la fatiga y mantener la concentración en los tramos cortos y muy conocidos.