Publicidad

Atraco Madrid

Atraco con disparos y rehenes en una joyería del Barrio de Salamanca, en Madrid

Durante el tiroteo en la joyería Hermitage del barrio de Salamanca, dos personas han resultado heridas, el dueño del establecimiento y un agente de policía. El atracador ha sido detenido.

A plena luz del día y aprovechando la jornada electoral, el atracador ha asaltado con la réplica de una pistola la joyería ubicada en la calle de Ayala 25, en el Barrio de Salamanca, en plena milla de oro de Madrid.

Atraco a la joyería

El atraco a la joyería L'Ermitage, en la calle Ayala de Madrid, ha ocurrido poco antes de las 14:00 horas. Los agentes han logrado detener a uno de los atracadores. El detenido ha intentado robar el establecimiento con una pistola simulada. En pocos minutos, la policía se ha personado en el lugar y ha comenzado el tiroteo.

Varios testigos han relatado a los agentes como escucharon varios disparos. El atracador ha permanecido varios minutos en el interior de la joyería L'Ermitage. Y tras el tiroteo, ha acabado detenido por la policía.

Así ha comunicado en redes sociales la Policía Nacional la detención del sospechoso. "Detenido el presunto atracador que ha intentado hoy asaltar una joyería de la calle Ayala con un arma de fuego simulada. Un policía y el joyero han resultado heridos leves, sin que hayan sido alcanzados por ningún disparo".

En el asalto a la joyería, dos personas han resultado heridas leves, el dueño del negocio y un policía nacional. Ambas se encuentran estables. De momento, la policía ha comenzado a investigar si el detenido actuaba en solitario o tenía ayuda de otras personas.

Investigan si hay alguien más relacionado con el atraco a la joyería del barrio de Salamanca, en Madrid. La joyería L'Ermitage abrió sus puertas en 1975 y el negocio está especializado en la compra-venta de relojes de lujo.

Robo de relojes

También a plena luz del día, hace unos meses, el centro de Ibiza fue protagonista de otro robo de varios relojes de lujo. El atraco tuvo lugar en una joyería ibicenca donde los asaltantes se llevaron un botín de 300.000 euros.

Los atracadores se hicieron pasar por obreros, vestidos con chalecos reflectantes. Con dos martillos golpearon con fuerza el cristal hasta destrozarlo. Del escaparate, de grande dimensiones, se llevaron dos relojes de lujo, uno valorado en 200.000 euros y otro de 100.000.

Publicidad