Germán Castellanos se presentó este viernes en el centro de salud con las cenizas de su mujer, que falleció cuatro días antes a los 65 años, unas horas después de haber acudido al médico con fuertes dolores de cabeza, cuando el médico indicó que volviera a casa.

"Vinimos por urgencias para no tener que pasar por el hospital, pero el doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido hora, así que la mandó para casa sin mirar", explica Castellanos a el periódico 'El Comercio'.

El viudo llevó las cenizas junto con unos jabones "para limpiar conciencias", cien euros como pago de la visita, unas flores y una invitación para el hotel que regenta el matrimonio. Cuando disponga de la autopsia, acudirá a la justicia.

En la imagen de E.C se puede ver al viudo con las cenizas sobre una bandeja.