Publicidad

Cámaras ocultas

Así son los dispositivos que ocultaban en ambientadores para grabar a mujeres en baños de Málaga

Los dos detenidos por grabar más de 71.000 imágenes en baños en Málaga tenían un plan meticuloso para instalar los dispositivos ocultos en aseos públicos.

Los dos detenidos en Málaga por la grabación de más de 71.000 imágenes íntimas en baños públicos de Málaga tenían un sistema perfectamente estudiado. Colocaban en el interior de los aseos un dispositivo que simulaba ser un ambientador, en cuyo interior metían una cámara oculta con sensor de movimiento.

El hombre de 44 años y su sobrina, de 31, instalaban los dispositivos de grabación en los baños de todo tipo de establecimientos públicos, desde restaurantes a centros comerciales.

Un instalación meticulosa de las cámaras ocultas

La pareja había elaborado un meticuloso plan con el que grabar a miles de mujeres en los aseos. El tío preparaba los ambientadores en varios dispositivos, que podían colocarse en los azulejos de los baños o en los topes de las puertas. Para ello, realizaban verdaderos trabajos de obra con pintura disolvente, sierras y otros materiales. Posteriormente, la sobrina era la encargada de su instalación.

Unos ambientadores que a simple vista no parecían herramientas para un uso delictivo. De hecho, el método estaba tan estudiado que las cámaras se activaban automáticamente mediante sensores de movimiento para amortizar su uso.

La Policía llevaba tras ellos un año y, en el momento de su detención, los descubrieron retirando un ambientador de un baño. Todo gracias al aviso de la gerente del centro comercial en Málaga que halló los extraños dispositivos.

En su registro, la Policía Nacional encontró más de 200.000 archivos de contenido pornográfico, entre ellos material con contenido de pornografía infantil.

En más de 1.000 aparecía el detenido manteniendo relaciones con mujeres. Por el momento, se desconoce si estas grabaciones corresponden a relaciones sexuales consentidas, pero los agentes sí han averiguado que la intención era lucrarse en Internet. Según sospecha la Policía, el hombre y su sobrina pretendían subir las imágenes a un portal de Internet que estaban creando y ganar así dinero.

Según ha trascendido, los dos están acusados de un delito contra la intimidad de las personas.

Publicidad