86

Publicidad

Filomena

Así está actuando la UME ante las intensas nevadas por la borrasca Filomena

El centro peninsular ha sido hasta ahora el más castigado por la borrasca, que recorre España de sur a norte y que se prevé continúe activa hasta el lunes próximo.

La Unidad Militar de Emergencia (UME) ha salido esta madrugada al rescate de los conductores y ocupantes atrapados en su vehículos en Madrid a causa de la histórica nevada provocada por la borrasca Filomena, que azota también varias comunidades del centro peninsular.

El transporte sufre las peores consecuencias de la nieve, que mantiene esta madrugada cerrado el aeropuerto internacional de Barajas (Madrid), mientras decenas de sus vuelos han sido desviados a otras ciudades, al tiempo que numerosos camioneros han tenido que interrumpir su ruta en varias provincias y esperar en estacionamientos invernales a que las carreteras sean transitables.

Aunque los servicios de emergencias habían solicitado a los ciudadanos de Madrid que utilizaran sus vehículos particulares solo en casos imprescindibles, la tormenta de nieve que se prolongó durante todo el día en la capital cumplió los pronósticos y a primeras horas de la noche muchas de sus carreteras se colapsaron y las quitanieves no pudieron despejar las vías.

De esta forma, las carreteras de circunvalación de Madrid como la M-30 y la M-40 y algunas de sus principales autovías quedaron paralizadas durante horas con kilométricas colas de vehículos atrapados.

Ante el caos circulatorio y los cientos de personas atrapadas en el interior de los vehículos, se solicitó al Ministerio de Defensa la activación de la UME, que envió de madrugada sus efectivos militares a varios puntos como las carreteras A5, en los ejes de Móstoles y Alcorcón; a la A3, en la zona de Rivas Vaciamadrid y Arganda, y a la A-4, en Aranjuez y Ciempozuelos.

Las tres columnas militares salieron en el marco de la Operación de Tormentas Invernales Severas (TIS) para tareas de apoyo de limpieza de calzada y salvamento de vehículos atrapados en diferentes puntos de las carreteras afectadas.

Las históricas nevadas que deja la borrasca Filomena desde este jueves en buena parte de España han provocado, además de numerosos cortes de carreteras, cancelaciones y retrasos en los trenes y suspensiones de vuelos y enlaces marítimos, el cierre del aeropuerto de Madrid desde primeras horas de la noche del viernes.

Publicidad