Publicidad

Anna y Olivia

Así se investiga el fondo marino en Tenerife donde se ha encontrado el cuerpo de Olivia

La búsqueda en el lugar donde se encontró el cadáver de la menor es complicada por los desniveles y las fosas de más de 1.000 metros que tiene la zona.

Después de 44 días de búsqueda, los peores presagios se confirmaron el jueves con el hallazo del cuerpo de Olivia, la mayor de las hermanas desaparecidas en Tenerife. El cadáver de la menor fue encontrado en una bolsa atada al ancla del bote del padre, Tomás Gimeno, a unos 1.000 metros de profundidad, cerca de la costa de Santa Cruz de Tenerife. Los investigadores creen que el padre escogió este lugar, que conocía bien, para impedir que consiguieran dar con ellos.

El lugar donde fue encontrada la pequeña Olivia es un fondo marino muy complicado, volcánico, con desniveles, corrientes y fosas que llegan a superar los 1000 metros de profundidad. La patrullera de la Guardia Civil llegó el jueves por la tarde con dos bolsas y una de ellas contenía el cuerpo de la niña mayor. Se trataba de una bolsa de deportes, que, lastrada con el ancla, alcanzó el fondo marino. La otra bolsa, atada con cinta aislante, estaba vacía. Los investigadores la analizan por si encuentran posibles restos de Anna, la menor de las hermanas.

¿Cómo se realiza el rastreo?

La investigación principal está siendo operada por el buque 'Ángeles Alvariño', junto a la Unión Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife.

El 'Ángeles Alvariño' cuenta con un sonar y un robot submarino que trabajan las 24 horas del día en la zona en la que se perdió por última vez la conexión con el móvil del padre. A través del robot, el buque es capaz de encontrar objetos a más de 2.000 metros de profundidad. Está siendo utilizado para investigar a fondo la zona donde se encontraron las bolsas amarradas al ancla del barco del padre.

Continúa la búsqueda

Hoy el barco continúa con la búsqueda de Anna y Tomás Gimeno en la misma zona. Aquí fue donde se perdió la señal del móvil del padre y los investigadores confían en encontrar indicios que les lleven a su encuentro pronto.

Es también el punto exacto donde se encontró el pasado lunes la botella de buceo amarrada al edredón.

Ahora la Guardia Civil investiga si Tomás Gimeno pudo sedar a las niñas antes de lanzarlas al mar, pues encontraron una caja vacía de pastillas, que podría haber utilizado para dormir a las niñas antes de llevárselas. La autopsia de Olivia ayudará a esclarecer esta hipótesis y revelará las causas de la muerte.

Publicidad