Publicidad

Carnaval

Así han vivido los niños este carnaval atípico marcado por el coronavirus

Los niños tienen una enorme capacidad de adaptación y lo han demostrado con la pandemia del coronavirus. Ahora tocaba vivir de forma distinta "el carnaval" en las clases.

Los colegios de Santa Cruz de Tenerife no han querido dejar de disfrutar de los carnavales, una de las fiestas más populares entre los pequeños que a lo largo de toda la semana han acudido a clase disfrazados. Este viernes los profesores han organizado pasacalles y juegos.

Fiesta adaptado a la pandemia en las clases

En el mes de febrero Tenerife se transforma, el carnaval se vive en las calles pero también en las aulas. A lo largo de todo el mes las actividades académicas se organizan en función de una fiesta que lo impregna todo. Este año la pandemia ha cambiado mucho la forma de celebrarlo pero eso no ha impedido que los colegios y los niños de toda la isla disfruten de una colorida semana.

Divertido cambio de papeles entre profesores y alumnos

Hemos acudido al CEIP Nuryana en La Laguna donde este viernes todo el centro, con más de 1.200 alumnos y cerca de medio millar de profesores, han cambiado los pupitres y pizarras por escenarios y pasacalles. Desde las 09:00 los alumnos de Educación Infantil han salido a los patios donde cada clase ha realizado un desfile encabezado por sus profesores. En Primaria la actividad se ha centrado en juegos en los que los niños han participado disfrazados. Hoy los profesores han cambiado los papeles y han acudido con el uniforme de los alumnos.

Festival de las murgas

También los más mayores han participado de las actividades carnavaleras. Los alumnos de Educación Secundaria han protagonizado un concurso muy especial: El Festival de las Murgas. Cada clase ha escrito sus propias letras murgueras y hoy las han interpretado en el colegio ante sus compañeros. Y para implicar a las familias, estas actuaciones se han emitido en los perfiles del centro en las redes sociales y a través de YouTube

Aunque la pandemia nos impone a todos vivir de otra manera, los colegios han sabido adaptarse y permitir que los niños puedan disfrutar, con todas las precauciones, de esta fiesta tan característica de las islas

Publicidad