Cuando Ana Julia Quezada se convierte en la principal sospechosa de la muerte del pequeño Gabriel Cruz, la Guardia Civil rastrea su pasado y se centra en Burgos donde vivió varios años. Trabajó en un prostíbulo donde conoció al padre de Judith, su segunda hija, que ayer reconoció por videoconferencia en el juicio que "era distante, siempre ha sido distante".

Ana Julia tuvo, al menos, tres parejas más. Dos estaban enfermos de cáncer, según un capitán de la Guardia Civil de Burgos que ha declarado también por videoconferencia "le trataba mal, se quejaba de dolor y ella se ponía a jugar con el ordenador"

De su otra pareja, meses antes de morir, sus hijos encontraron un seguro de vida a nombre de Ana Julia "por valor de 30 mil euros" .

Los que la conocieron en esa etapa la describen como una mujer"fría, calculadora y totalmente materialista"

Pero su pasado va más allá. Su primera hija, nacida en República Dominicana y que vivía con ella, falleció con 4 años. Cayó desde un séptimo piso. Ana Julia dijo en su día que era sonámbula. El caso se cerró como una muerte accidental.

La madre de Ana Julia Quezada contaba hace un año a Antena 3 Noticias que "yo nunca te di esa educación para que mates a un niño, ¿ por qué tu lo hiciste? ¿fue el diablo que se metió en la cabeza?. Hoy, una hermana de Ana Julia nos asegura que la madre, enferma del corazón, no está siguiendo el juicio.