La pareja donde hace 27 años aparecieron los cuerpos de las niñas de Alcàsser se ha convertido otra vez "en lugar de peregrinaje", en una especie de destino turístico.

Una pareja encontró allí hace unos días unos restos humanos y ahora muchos vuelven a ese lugar. La organizaron como si fuera una excursión.Vicente y su pareja cogen el coche y sobre un mapa repiten el mismo recorrido que hicieron hace 26 años las niñas de Alcàsser.

En su ruta suben a pie hasta la caseta donde asesinaron a Míriam, Toñi y Desirée y visitan la fosa donde los cuerpos fueron enterrados. Mientras descansan Vicente se fija en lo que cree que es una colilla y cuenta que "cojo el palo le doy la vuelto y veo que es un hueso. Aparto un poquito más la arena y me salen tres trozos de falange.

Aunque han transcurrido más de dos décadas, cree que estos restos pueden pertenecer a las jóvenes de Alcàsser. Con cuidado los recoge y los envuelve en papel de aluminio.

El escenario del triple crimen se ha convertido en un peregrinaje macabro de turistas, curiosos y estudiantes de criminología. Visitan el lugar donde Antonio Angles y Miguel Ricart violaron y asesinaron a las niñas.