Ángel Hernández, el hombre que ayudó a morir a su esposa enferma terminal de esclerosis, María José Carrasco, ha grabado en un vídeo las zonas que habilitó en su casa para cuidar de su mujer. "Aquí está toda la violencia de género", señala Hernández en las imágenes.

En el vídeo muestra las estancias de la casa que modificó para que su mujer pudiera llevar una vida más normal, en la medida de lo posible. "Supongo que esto es violencia de género. Me imagino que las magistradas y los magistrados que han decidido que yo pase a los juzgados de violencia de género es por esto, porque yo se lo preparaba para que pudiera vivir mejor", señala mientras enfoca el cuarto de baño.

La defensa de Ángel Hernández llevará al Tribunal Supremo la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid de mantener en un juzgado de Violencia sobre la Mujer la investigación del supuesto suicidio asistido.

La investigación del suicidio asistido de María José Carrasco, ocurrido el pasado 3 de abril, la asumió en un principio el Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid, que optó por inhibirse en el de Violencia sobre la Mujer. Sin embargo, la titular de éste rechazó asumirla justificando que la solicitud que la fallecida expresó a su marido "de forma seria e inequívoca" de poner fin a su vida convierte este presunto delito en excepción respecto a las conductas recogidas en la ley integral de violencia sobre la mujer.