Cataluña

Ana Losada, la mujer que lleva 10 años peleando porque se reconozca el derecho de su hija a estudiar en castellano

Ana Losada reconoce que la sentencia del TSJ abre una nueva etapa para asegurar el castellano en los colegios catalanes.

Publicidad

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha ordenado a la Generalitat que en todos los centros se imparta al menos un 25% de clases en castellano. El órgano judicial ha dado un plazo máximo de 15 días para que el Govern aplique la norma. Dicha sentencia es fruto de la iniciativa de Ana Losada, una mujer que lleva 10 años luchando para que su hija también pueda estudiar en su idioma materno.

Antena 3 Noticias ha hablado con la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) de Catalunya, que ha reconocido que el fallo del tribunal abre una nueva etapa: "Se va a cumplir y lo hará porque detrás de esta sentencia estamos la sociedad civil. Además, el tribunal le ha dicho al Gobierno de España que debe velar por su cumplimiento y establecer aquellas herramientas para que se pueda saber qué centros lo cumplen o no", explica.

En este contexto, reconoce que esta decisión "será el reflejo de esa Cataluña diversa, plural y bilingüe que el nacionalismo trata de esconder bajo el manto del monolingüismo lingüístico y el currículum nacionalista. Exijamos nuestros derechos y denunciemos el incumplimiento de la sentencia allí donde se produzca".

10 años luchando por el castellano

Losada comenzó su labor para asegurar el castellano cuando su hija le confesó que sólo estudiaba en catalán. De eso, hace ahora 10 años: "No olvido la decepción al comprobar que mi hija empezaba educación infantil y su lengua materna estaba desaparecida de las paredes de su aula, y cómo me repetía: "El castellano, en casa, mamá", subraya.

Caso de Canet de Mar

A finales de diciembre del pasado año una familia de Canet de Mar, en la provincia de Barcelona, reclamó más castellano para su hijo. Tras la solicitud, la familia denunció una campaña de acoso tanto en redes sociales como en la calle. Al respecto, Losada señala que con el acoso a los padres de Canet "tratan de hacer un aviso a navegantes para que a ninguna familia más se le ocurra pedir bilingüismo ni la ejecución de la sentencia".

Publicidad